Zaraapelta, un nuevo anquilosaurio del Gobi muy “erizado”

El desierto de Gobi (Mongolia) alberga el mayor número de especies de anquilosaurios que convivieron durante la misma época (Cretácico superior). Ahora, se suma un miembro más a la familia: el Zaraapelta nomadis. Esta criatura era más espectacular que sus congéneres, ya que presentaba  unos cuernos distintivos y un elaborado patrón de protuberancias y surcos tras sus ojos, según los expertos de la Universidad canadiense de Alberta.

Zaraapelta es una combinación de las palabras mongola y griega para “erizo” y “escudo”, un nombre que nos permite hacernos idea del aspecto de este dinosaurio. Fue descubierto en el año 2000 por un equipo liderado por el investigador Philip Currie de la Universidad de Alberta, pero el pasado lunes fue descrito por primera vez en el Zoological Journal of the Linnean Society en el estudio “The ankylosaurid dinosaurs of the Upper Cretaceous Baruungoyot and Nemegt formations of Mongolia”.

cráneo

Jessica Tansey. Universidad de Alberta

Victoria Arbour, experta en Ankylosauria involucrada en este trabajo, apunta a que los anquilosaurios podrían haber usado sus ornamentos para atraer a sus parejas, una explicación que va más allá de la idea de que estos dinosaurios usaban sus placas óseas, cuernos y demás protecciones para defenderse.

Según Arbour, Zaraapelta (y otros llamativos anquilosaurios como Saichania chulsanensis y Tarchia kielanae), pudieron haber desarrollado adornos elaborados para encontrar pareja. Un cráneo muy adornado quizás simbolizaba que era un buen macho con el que procrear, como hacen ahora los pavos reales.

El cráneo de Zaraapelta estudiado forma parte de la colección del Mongolian Paleontological Center en Ulan Bator.

Estefanía Jiménez Solís

1 Comment

  1. Pingback: Zaraapelta, un nuevo anquilosaurio del Gobi muy...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *