Un escaneo 3D muestra la verdadera anatomía del dodo

Un estudio mediante escaneo láser revela una anatomía diferente de la que se había descrito hasta ahora para el dodo, una enorme ave no voladora que se dio por extinguida en 1693 debido a la llegada de los humanos a las islas Mauricio. El análisis de su mandíbula permitirá entender mejor cómo funcionaba y qué presas cazaba el dodo. Además, nuevos huesos descubiertos darán pistas sobre la forma de desplazarse de este animal. El trabajo ha sido presentado por Hanneke Meijer, investigadora postdoctoral del Institut Català de Paleontologia (ICP), en el congreso anual de la Society of Vertebrate Paleontology, un encuentro celebrado la semana pasada en Berlín.

Aunque su presencia es importante en la cultura popular, sorprendentemente se sabe muy poco de la anatomía y la biología del dodo (Raphus cucullatus). En el estudio, los investigadores realizaron un modelo en 3D del único esqueleto completo de un mismo individuo de esta especie mediante escaneo láser, una tecnología que permite reproducir fielmente en tres dimensiones los distintos huesos que lo componen sin dañarlos, según informa el ICP. Se trata de un espécimen encontrado en 1903 y que actualmente se encuentra en el Museo de Historia Natural de Port Louis, en Mauricio. En el estudio, los investigadores también escanearon un segundo esqueleto del Museo de Ciencias Naturales de Durban, en Sudáfrica, formado por restos de individuos distintos.

Representación del dodo del siglo XVII. Wikicommons

Representación del dodo del siglo XVII. Wikicommons

Una de las sorpresas que se llevaron los investigadores al analizar las imágenes es que los esqueletos contienen huesos que eran desconocidos en esta especie y que nunca habían sido descritos, como la rótula. Los investigadores atribuyen este desconocimiento a que no había una plena conciencia del concepto de extinción en 1693 y que, posteriormente, no hubo un excesivo interés en conocer la biología de esta ave. El estudio del espécimen en 3D también permitirá hacer simulaciones de cómo este gran animal se desplazaba.

El dodo era un pájaro enorme (podía llegar a medir un metro de alto y pesar unos 18 kilos) de la familia Columbidae (a la que pertenecen las palomas y las tórtolas). “El cráneo del dodo es tan grande y su pico tan robusto que es fácil de entender que los primeros naturalistas lo relacionaran con los buitres u otras aves rapaces antes que con una paloma”, explica Hanneke Meijer, investigadora del ICP Miquel Crusafont.

Los antepasados ​​del dodo llegaron a Mauricio hace unos 8 millones de años. A menudo las especies en las islas evolucionan de forma muy diferente a como lo hacen en el continente y, en el caso del dodo, perdió la capacidad de volar, probablemente debido a la ausencia de depredación. La historia de esta especie es un ejemplo del efecto perturbador de los humanos sobre los ecosistemas: fue descubierta en 1598 en Mauricio y en menos de un siglo ya se había extinguido. Se cree que se convirtió en presa fácil de los cerdos y las ratas que los marineros habían introducido en la isla.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *