Un diente perdido en la batalla muestra el estrecho vínculo entre reptiles acuáticos y terrestres en el Triásico

Hace unos 210 millones de años, cuando el supercontinente Pangea comenzaba a romperse y los dinosaurios, que tenían el tamaño de un perro, se escondían de casi todo, diferentes tipos de reptiles llamados Phytosauridae y Rauisuchidae estaban en la cima de la cadena trófica. En principio, estos depredadores no interactuaban entre sí, puesto que el rauisúquido gobernaba en la tierra y el otro era el rey del agua. Pero esta idea está en entredicho. ¿Por qué? Por el descubrimiento de un diente.

No se trata de cualquier hueso. Es el diente de un Phytosaurus (un animal parecido a los cocodrilos modernos) alojado en el fémur de un ejemplar de Rauisuchidae, una criatura de más de 7 metros de longitud y un metro de altura hasta la cadera. El diente había penetrado unos 5 centímetros en el otro hueso, que tenía muestras de haberse curado. Por lo tanto, el depredador terrestre sobrevivió al ataque.

De hecho, el espécimen analizado tiene marcas de varias mordeduras que indican que, al menos, fue atacado dos veces por un ejemplar de Phytosauridae. Así aparece publicado en el estudio “Direct evidence of trophic interactions among apex predators in the Late Triassic of western North America” difundido recientemente por NaturwissenschaftenStephanie Drumheller, de la Universidad de Tennessee, y Michelle Stocker y Sterling Nesbitt, del departamento de Geociencias de Virginia Tech, explican que es extremadamente raro encontrar dientes incrustados directamente en huesos fósiles. Además, es la primera vez que se da un hallazgo así con un diente de Phytosaurus. Los paleontólogos esperan que su investigación sirva para demostrar que la esfera terrestre y la acuática en el Triásico estaban más estrechamente conectadas de lo que se creía.

En la imagen superior, el objeto azul es una reproducción realizada con una impresora 3D del diente extraído del fémur de un Rauisuchidae. El resto son dientes de Phytosauridae.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *