Un antiquísmo cerebro fósil da pistas sobre cómo evolucionaron las cabezas de animales primitivos

Un nuevo estudio de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) ha identificado uno de los cerebros fósiles más antiguos jamás descubiertos, de más de 500 millones de años de antigüedad, el cual se ha empleado para ayudar a determinar cómo evolucionaron las primeras cabezas en los animales primitivos. Los resultados identifican un punto clave en la transición evolutiva desde los cuerpos suaves a duros en los primeros antepasados de los artrópodos, el grupo que incluye a los insectos modernos, crustáceos y arañas.

Javier Ortega-Hernández, de la Universidad de Cambridge, es el autor de la investigación, que se ha publicado recientemente en Current Biology bajo el título “Homology of Head Sclerites in Burgess Shale Euarthropods”.

El estudio se centró en dos tipos de antepasados de los artrópodos procedentes de Canadá: un trilobite de cuerpo blando y una extraña criatura parecida a un submarino (Helmetia expansa y Odaraia alata, respectivamente). El autor encontró que el esclerito (una cobertura dura) y los ojos laterales estaban conectados a través de vestigios nerviosos procedentes de la parte delantera del cerebro, lo que se corresponde con cómo se controla la visión en los artrópodos modernos.

“El esclerito anterior se ha perdido en los artrópodos modernos, probablemente fusionándose con otras partes de la cabeza durante la historia evolutiva del grupo”, explica Javier Ortega-Hernández, según ha difundido la Universidad de Cambridge. “Lo que estamos viendo en estos fósiles es uno de los mayores pasos de transición entre las criaturas como los gusanos con cuerpos blandos y los artrópodos con exoesqueletos duros y extremidades articuladas. Éste es un periodo de transformación crucial”, afirma el investigador, quien considera que estos antiguos cerebros procesaban la información como ocurre en los artrópodos actuales y fueron cruciales para la interacción con el medio ambiente, la detección de los alimentos y escapar de los depredadores.

Durante la explosión cámbrica, un período de rápida innovación evolutiva hace unos 500 millones de años, comenzaron a aparecer los primeros artrópodos con exoesqueletos duros y extremidades articuladas. Antes de este período, la mayoría de la vida animal en la Tierra consistía en criaturas de cuerpo blando que se parecían a las algas o las medusas.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *