Entradas

La primera niña híbrida entre dos especies humanas

Hace más de 50.000 años, en lo que hoy es Siberia, dos grupos humanos diferentes tuvieron descendencia. El estudio, que ha generado mucha expectación, ha sido publicado en la revista Nature.

Neandertales y Denisovanos habitaron Eurasia hasta que fueron reemplazados por los humanos modernos hace alrededor de 40.000 años. Hasta ahora no había evidencia de que ambas especies se relacionaran entre sí, o procrearan entre sí. Hasta hace unas semanas.

Un pequeño fragmento de hueso descubierto en una cueva en las montañas de Altái, en Rusia, ha demostrado que existió cruce entre ambas especies. El hallazgo, acaecido en 2012, ha sido ahora analizado por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania). El genoma de la muestra  ha demostrado que se trataba de un hueso de una homínida adolescente de unos 13 años de edad, que falleció hace más de 50.000 años.

Según explican Viviane Slon y Svante Pääbo, paleogenéticos que lideran el estudio, ya se habían intuido posibles cruces de estas especies, pero el grado de herencia mixta no estaba claro hasta ahora. También existen pruebas de hibridación entre neandertales y sapiens, debido a que nuestro genoma incluye un pequeño porcentaje neandertal, pero las pruebas fósiles no son tan determinantes y claras como esta.

En este caso, puede saberse que los padres de la joven tenían a su vez una herencia mixta. El padre denisovano tenía al menos un antepasado neandertal en su árbol genealógico. La madre neandertal estaba a su vez más emparentada con los neandertales que ocuparon Europa Occidental, no con los autóctonos de la zona. Esto arroja luz, a su vez, acerca de las migraciones neandertales por Eurasia.

El genoma único de la joven híbrida podría servir para detectar otras interacciones entre estos dos grupos. Aún así, tanto Neandertales como Denisovanos han permanecido genéticamente diferenciados, con lo que las interacciones en este sentido habrían sido limitadas.

Hallazgo en Siberia de la momia de un bisonte de más de 9.000 años

Hace más de 9.000 años, uno de los últimos bisontes de la estepa expiró en lo que hoy es Yana-Indigirka (Siberia Oriental). Este gran mamífero conocido por todos, vivió su momento de auge durante la Edad del Hielo y desapareció de la tierra hace aproximadamente 11.000 años. Esto sitúa al ejemplar descubierto de Bison priscus, más allá del límite de esa era, hace aproximadamente unos 9.300 años.

El equipo de investigadores que ha descubierto la momia, ha sido liderado por la Academia Rusa de Ciencias en Moscú, y el hallazgo ha sido publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology. Los científicos realizaron una necropsia a los restos congelados, para saber cómo vivía el animal y qué causó su muerte. Parece ser, que este ejemplar pudo morir de hambre, pues se ha observado falta de grasa en la zona del abdomen.

El descubrimiento es extraordinario, pues solo se han encontrado dos momias de bisontes de este tipo en el mundo, como ha explicado Olga Potapova, científica del yacimiento Mammoth Hot Springs, en Dakota del Sur, EE UU. Además, Potapova ha precisado que sólo una de las encontradas anteriormente conserva preservados los órganos internos en condiciones de congelación. Estamos pues, ante la momia congelada más completa de esta especie conocida hasta el momento, pues conserva el cerebro completo, el corazón, los vasos sanguíneos y el aparato digestivo, aunque algunos órganos se han reducido de forma significativa con el tiempo.

Gracias a este excepcional hallazgo, se podrán hacer comparaciones anatómicas directas con otras especies de bisontes extintas, y también con especies modernas, como ha apuntado Evgeny Maschenko, otro de los científicos del proyecto del Instituto Paleontológico de Moscú (Rusia).