Entradas

Los neandertales tenían una capacidad pulmonar un 20% superior a la de los sapiens

La mayor musculatura y masa cerebral de los neandertales les llevó a necesitar también una mayor capacidad pulmonar que la de los humanos modernos. Así lo concluye un estudio del MNCN-CSIC recientemente publicado en Communications Biology.

Es la primera vez que un estudio se centra específicamente en el cálculo de la capacidad pulmonar de los neandertales. Y los resultados han sido sorprendentemente lógicos, avalando la teoría de que el tener una mayor musculatura y masa cerebral debería obligarles a manejar una mayor cantidad de oxígeno. Y es que este grupo de humanos extintos no deja de sorprendernos.

El estudio ha partido de una investigación exhaustiva sobre los fósiles correspondientes a elementos costales de tres individuos. Los restos tienen una datación de entre 50.000 y 120.000 años de antigüedad y pertenecen a yacimientos israelíes y españoles (Kebara 2, Tabún 2 y El Sidrón respectivamente). La investigación del MNCN-CSIC ha sido completada con técnicas de antropología virtual y morfometría geométrica 3D, empleando datos fisiológicos experimentales del Hospital Universitario de La Paz.

La media masculina actual de capacidad pulmonar alcanza los siete litros y la femenina los cinco litros. El resultado del estudio certifica volúmenes “mucho mayores” en los Neandertales, hasta una 20% más: nueve litros en los hombres y seis en las mujeres. Es otra de las diferencias anatómicas en las que salen victoriosos frente a los sapiens, al igual que su mayor cerebro (1.500 centímetros cúbicos frente a los 1.300 de los humanos modernos) y su masa muscular, entre un 10 y un 15 % mayor.

Esto demuestra que a pesar de las similitudes, existen muchas características diferenciadoras entre ambas especies, y es posible que esta mayor necesidad de oxígeno y energía influyera en la desaparición de una especie más robusta e inteligente que el Homo sapiens.

 

<p>Comparativa física entre neandertales y humanos en imagen facilitada a EFE por MNCN-CSIC</p>

Comparativa física entre neandertales y humanos modernos en imagen facilitada a EFE por MNCN-CSIC

La primera niña híbrida entre dos especies humanas

Hace más de 50.000 años, en lo que hoy es Siberia, dos grupos humanos diferentes tuvieron descendencia. El estudio, que ha generado mucha expectación, ha sido publicado en la revista Nature.

Neandertales y Denisovanos habitaron Eurasia hasta que fueron reemplazados por los humanos modernos hace alrededor de 40.000 años. Hasta ahora no había evidencia de que ambas especies se relacionaran entre sí, o procrearan entre sí. Hasta hace unas semanas.

Un pequeño fragmento de hueso descubierto en una cueva en las montañas de Altái, en Rusia, ha demostrado que existió cruce entre ambas especies. El hallazgo, acaecido en 2012, ha sido ahora analizado por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania). El genoma de la muestra  ha demostrado que se trataba de un hueso de una homínida adolescente de unos 13 años de edad, que falleció hace más de 50.000 años.

Según explican Viviane Slon y Svante Pääbo, paleogenéticos que lideran el estudio, ya se habían intuido posibles cruces de estas especies, pero el grado de herencia mixta no estaba claro hasta ahora. También existen pruebas de hibridación entre neandertales y sapiens, debido a que nuestro genoma incluye un pequeño porcentaje neandertal, pero las pruebas fósiles no son tan determinantes y claras como esta.

En este caso, puede saberse que los padres de la joven tenían a su vez una herencia mixta. El padre denisovano tenía al menos un antepasado neandertal en su árbol genealógico. La madre neandertal estaba a su vez más emparentada con los neandertales que ocuparon Europa Occidental, no con los autóctonos de la zona. Esto arroja luz, a su vez, acerca de las migraciones neandertales por Eurasia.

El genoma único de la joven híbrida podría servir para detectar otras interacciones entre estos dos grupos. Aún así, tanto Neandertales como Denisovanos han permanecido genéticamente diferenciados, con lo que las interacciones en este sentido habrían sido limitadas.

Hallan en la Península Ibérica las evidencias más antiguas de paleocontaminación

Nuestros antepasados vivían en cuevas en plena naturaleza, pero su entorno no era tan sano como cabría esperar. Así lo apunta un nuevo estudio que demuestra la existencia de contaminación prehistórica por metales pesados en el ambiente de las cuevas arqueológicas situadas en la Península Ibérica. Los autores especulan, además, sobre las probables implicaciones negativas sobre la salud de los habitantes de dichas cuevas. Se trata de la evidencia de contaminación humana más antigua que se ha documentado.

En “Earliest evidence of pollution by heavy metals in archaeological sites”, publicado en Scientific Reportsun equipo formado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de diversas universidades españolas y extranjeras ha analizado el sedimento procedente de cuatro importantes yacimientos de la prehistoria peninsular: la Gran Dolina en Atapuerca, Gorham´s y Vanguard en Gibraltar y El Pirulejo en Priego de Córdoba. Los resultados de este trabajo arrojan niveles de contaminación que se ajustan a los estándares para describir actualmente un “suelo contaminado” por metales pesados.

Según informa el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en Gran Dolina se han hallado niveles de paleocontaminación asociados a depósitos de guano, sustrato resultado de los excrementos de murciélagos, datados en unos 450.000 años de antigüedad. En los yacimientos neandertales gibraltareños de Gorham´s y Vanguard, así como en los yacimientos de humanos modernos de El Pirulejo, los estratos contaminados se asocian con actividades de los ocupantes de la cueva.

Además, la paleocontaminación evidencia el uso de hogares neandertales en los yacimientos de Gibraltar, ya que se localizan en niveles de cultura musteriense (Paleolítico Medio), mientras que en El Pirulejo, con una cronología más moderna (Paleolítico Superior), se relacionan con la manipulación de la galena, un mineral rico en plomo (Pb), ya fuera para rituales de enterramientos como para actividades metalúrgicas. Se espera que futuros estudios se enfoquen en analizar si este ambiente contaminado tuvo algo que ver con la extinción definitiva de los neandertales en el sur de la Península Ibérica.

Un equipo internacional de científicos ha identificado al humano moderno con mayor presencia de genes neandertales

Recientemente, un equipo internacional de científicos ha identificado en Siberia a un homínido, como el ser humano “moderno” más antiguo hallado fuera de África y Oriente Próximo, con unos 45.000 años de antigüedad. Gracias a su fémur, y tras varios análisis y estudios realizados a través de su ADN, se ha determinado que el sujeto estudiado posee un 2,3% de presencia de genes neandertales, frente al 1,7% existente en poblaciones europeas.  El paleogenetista sueco Svante Pääbo (Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania), es quien ha dirigido este equipo, entre los que se encuentra el español Domingo C. Salazar García (Universidad de Valencia), quienes han publicado el estudio en la revista Nature, habiendo utilizado muestras del yacimiento de La Braña (León), para comparar genomas, entre otras.

Se sabe que los hombres modernos, Homo sapiens, salieron de África hace alrededor de 100.000 años, sin embargo, ha sido hace más bien poco cuando se ha empezado a demostrar el cruce entre ambas especies. Svante Pääbo fue, precisamente, quien dirigió el estudio que demostraba la presencia Neanderthal en los humanos actuales, en 2008.

Los análisis extraídos del fémur de Ust-Ishim demuestran que la hibridación tuvo lugar hace unos 50.000 ó 60.000 años, lo cual coincide con la gran oleada expansiva hacia Europa. Ésta fecha, al ser posterior a la más antigua considerada (unos 86.000 años), indica que, según los autores del estudio, los cruces no tuvieron lugar en el Oriente Próximo con las poblaciones más antiguas de África, como suponían algunos paleontólogos.