Un espectacular Stonehenge subterráneo con figuras armadas

En Huelva, España, se encuentra el monumento megalítico europeo con mayor cantidad de estelas armadas. Su importancia ha sido redescubierta después de un nuevo estudio, que aporta nuevos datos que lo sitúan como uno de los yacimientos más extraordinarios de la prehistoria.

El yacimiento tiene casi 100 años y fue descubierto cuando el marqués Armando de Soto levantaba una caseta en su finca La Lobita. El informe de las extrañas piedras que allí encontró, fue enviado a la Real Academia de la Historia en 1923. Desde entonces se ha estudiado el lugar, que consiste en un dolmen bajo un túmulo de 60 metros de diámetro, rodeado por un círculo de piedras de otros 65 metros. Sin embargo, no ha sido hasta ahora, cuando, gracias a las nuevas tecnologías, han salido a la luz nuevos datos reveladores que lo convierten en único en el mundo.

Cuatro universidades españolas (Las universidades de Alcalá de Henares, Huelva, Sevilla y Castilla-La Mancha) y una Universidad norteamericana (UNED de Texas en Austin) han investigado conjuntamente las pinturas grabadas, que tienen una antigüedad de 6.000 años y lo que han descubierto no ha dejado a nadie indiferente.

Hay un total de 63 soportes pétreos decorados que conforman una galería. El corredor comienza siendo angosto para luego ensancharse hasta los 3 metros de anchura y los 3 de altura. Todas las piedras están grabadas, pintadas o talladas. La población que lo decoró, realizó figuras humanas que aparecen portando puñales, hachas y báculos, en una exhibición única de armas prehistóricas dibujadas. La mayoría tienen mantos sobre su cuerpo, realizados de forma geométrica y pintados en negro y rojo sobre un fondo blanco.

La Dra. Mimi Bueno-Ramírez, catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), comenta que este yacimiento deberías ser “uno de los lugares más concurridos por turistas […] pues no existe un sólo monumento megalítico en Europa que disponga de tantas estelas armadas en sus paredes”.

Posiblemente, este yacimiento fuese el centro de una gran necrópolis, pues Armando de Soto descubrió ocho restos humanos allí, con sus respectivos ajuares. Los restos fueron enviados al Reino Unido, pero su rastro se ha perdido.

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *