El Spinosaurus, adaptado para ser el mayor dinosaurio depredador dentro del agua

Marruecos escondía un tesoro paleontológico: fósiles de Spinosaurus aegyptiacus que demuestran su adaptación como depredador acuático y no exclusivamente terrestre. Así, este dinosaurio del Cretácico sería el primero de su especie que desarrolló habilidades nadadoras, tal y como ha publicado la revista Science. El debate sobre si ciertos dinosaurios podían nadar siempre ha estado abierto entre los paleontólogos, pero no existían pruebas sólidas que lo confirmasen.

La investigación, liderada por Nizar Ibrahim y Paul Sereno, de la Universidad de Chicago, ha analizado partes del cráneo, la columna vertebral, la pelvis y extremidades de un espécimen de 15 metros de largo, más grande que un Tyrannosaurus rex. Según las conclusiones del estudio, el animal pasaba gran parte del día en el agua, donde capturaba a sus presas con sus largas mandíbulas con dientes cónicos. Entre otras características especiales, tenía fosas nasales retráctiles, lo que le permitiría respirar aunque tuviera parte del hocico sumergido. Además, tenía receptores de presión en el hocico para detectar movimiento en el agua, como los cocodrilos. El Spinosaurus aegyptiacus presenta una alta densidad ósea, sin las cavidades de la médula típicas de los dinosaurios depredadores, asemejándose sus huesos a los de otros animales acuáticos. Sus garras grandes y planas le ayudaban a nadar y la cola articulada, a propulsarse. Por último, los investigadores creen que caminaba a cuatro patas en tierra, mientras que los terópodos (grupo al que pertenece) son bípedos.

El museo National Geographic de Washington inauguró el pasado viernes 12 de septiembre una exposición que recrea la historia del Spinosaurus aegyptiacus desde que el paleontólogo alemán Ernst Freiherr Stromer lo descubriera a principios del siglo XX hasta los fósiles hallados en el desierto del Sáhara en 2008, que han permitido descubrir el pasado de este dinosaurio como habitante de ríos y lagos. “Spinosaurus: Lost Giant of the Cretaceous” podrá visitarse hasta el 12 de abril de 2015 y ofrece, además, una reconstrucción del esqueleto del enorme depredador.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *