Siete especies de cocodrilos coexistieron en un mismo enclave de la Amazonia peruana durante el Mioceno

Hace 13 millones de años, durante el Mioceno Medio, siete especies de cocodrilos habitaban en las aguas pantanosas de lo que ahora es el noreste del Perú. Se trata del hallazgo del mayor número de especies de cocodrilos coexistentes en un mismo lugar en cualquier momento de la historia de la Tierra. Esta enorme biodiversidad pudo deberse a la abundancia de ciertos recursos, como almejas y caracoles, que actualmente sólo forman una pequeña parte de la dieta de los cocodrilos, según ha dado a conocer el Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú).

Más de una década de trabajos han resultado en la publicación de la investigación “A Miocene hyperdiverse crocodylian community reveals peculiar trophic dynamics in proto-Amazonian mega-wetlands” en la revista científica Proceedings of the Royal Society B. El estudio contribuye a llenar parte del vacío en la comprensión histórica de la riqueza de la biodiversidad de la Amazonia. El trabajo del grupo de investigadores de Estados Unidos, Francia, Perú y Holanda sugiere que las poblaciones de moluscos disminuyeron con la creación del sistema fluvial del Amazonas y se extinguieron varias especies de cocodrilo.

Reconstrucción de Gnatusuchus.  Aldo Benites-Palomino

Reconstrucción de Gnatusuchus por Kevin Montalbán. Fotografía de Aldo Benites-Palomino

Kevin Montalbán

Las siete especies de cocodrilos en cuestión, tres de ellas nuevas para la ciencia, fueron encontradas en un área de tan solo 20 metros cuadrados, según informa la Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología. Las nuevas especies son Gnatusuchus pebasensis, Kuttanacaiman iquitosensis y Caiman wannlangstoni. Gnatusuchus presenta una forma craneal atípica: hocico extremadamente corto y ancho, mandíbula en forma de pala y dientes globulares en la parte posterior. Posiblemente, esta criatura (que recibe su nombre de ‘ñato’, palabra quechua sinónima de ‘chato’) enterraba su cabeza en el fango para alcanzar los moluscos.

En la actualidad, seis especies de caimanes viven en toda la Amazonia y sólo tres de ellos raramente habitan las mismas lagunas o ríos.

Antes de que el río Amazonas se formara hace 10’5 millones de años, la proto-Amazonía occidental albergaba un complejo ecosistema de humedales que incluía pantanos, lagos, bahías y ríos que conducían sus aguas hacía el norte hasta desembocar en el Mar Caribe. La cuenca moderna del río Amazonas contiene la biota más rica del mundo, pero los orígenes de esta extraordinaria diversidad aún no se han esclarecido.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *