Reconstruyen las relaciones de parentesco de una especie de tejón que vivió hace 9 millones de años

Un equipo multidisciplinar internacional de investigadores ha descrito los primeros fósiles craneales de una especie de depredador carnívoro de hace nueve millones de años. En concreto, han descrito el cráneo y la mandíbula más completos del mustélido (familia que incluye comadrejas, hurones o nutrias) gigante Eomellivora piveteaui, cuyas piezas fueron encontradas en el Cerro de los Batallones (Madrid).

El buen estado de los fósiles ha permitido hacer un estudio de las relaciones de parentesco, según se muestra en la investigación “Complete description of the skull and mandible of the giant mustelid Eomellivora piveteaui Ozansoy, 1965 (Mammalia, Carnivora, Mustelidae), from Batallones (MN10), late Miocene (Madrid, Spain)”, publicada en Journal of Vertebrate Paleontology. En el estudio se demuestra la existencia de cuatro especies dentro del género Eomellivora y, además, que el pariente vivo más cercano es el actual tejón de la miel, el Mellivora capensis. 

Con ayuda de un escáner láser superficial portátil, los investigadores han creado modelos virtuales tridimensionales de los fósiles que, además de imprimirse, pueden visualizarse desde un archivo pdf y aportan información complementaria a la fotografía clásica.

Modelos virtuales 3D de la mandíbula y cráneo. ICP

Modelos virtuales 3D de la mandíbula y cráneo. ICP

Eomellivora piveteaui, una especie que se describió por primera vez en 1965 a partir de restos muy fragmentados, era un animal carnívoro y voraz del tamaño de un pastor alemán. Su capacidad de romper huesos lo convertía en un depredador muy versátil y activo de la fauna del Mioceno Superior. Seguramente, pudo repeler el ataque de hienas o leones o haber plantado cara a los grandes tigres dientes de sable de su entorno, según explican los autores.

En esta investigación han participado investigadores del Instituto de Geociencias IGEO (CSIC, UCM), la Universidad Complutense de Madrid, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN‐CSIC), la Universidad Estatal Península de Santa Elena (Ecuador), el Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont y la Universidad de Carolina del Sur (EE.UU.)

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *