Publican el primer registro completo de fósiles de dinosaurios de México

¿Recorrer México visitando los yacimientos paleontológicos dispersos por el territorio? Podría ser una nueva forma de turismo para conocer este país, y gracias a un libro publicado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) podría resultar más sencillo que hasta ahora. El registro fósil de los dinosaurios en México pretende, no obstante, mostrar el desarrollo de la investigación paleontológica en México. Para ello, la obra recopila de manera sistemática y detallada los datos sobre las localidades mexicanas donde, hasta la fecha, se han descubierto fósiles de dinosaurios, tanto huesos como icnitas (huellas), coprolitos (excrementos), nidos y cáscaras de huevo.

Los biólogos Ana Fabiola Guzmán y José Luis Gudiño Maussán han analizado la literatura hasta ahora publicada sobre el tema, que asciende a 145 textos en 99 años, y han presentado hace pocos días este libro. El INAH lo recomienda porque México ha registrado un repunte importante en el descubrimiento y estudio de dinosaurios durante las dos últimas décadas, pero no existía una obra bibliográfica que ofreciera un panorama completo de la presencia de esta fauna extinta en su territorio, donde habitaron por lo menos 15 familias de las 41 identificadas en el mundo.

libro mexico

El libro fue presentado en la XXXVI Feria del Libro del Palacio de Minería

Así, en la publicación se indican 50 localidades en los estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Puebla, Michoacán, Oaxaca y Chiapas. La región noreste de México es la más rica en yacimientos paleontológicos con 21 localidades. Entre otros datos, en El registro fósil de los dinosaurios en México figura que los restos más antiguos del país están fechados en el período Jurásico Temprano (en el cañón de Tamaulipas). Se trata de un ceratosaurio  y un herbívoro ornitópodo. También se indica que la mayoría de fósiles de dinosaurios mexicanos datan del Cretácico Tardío, con una antigüedad de entre 99 y 65 millones de años. En el análisis, los autores también destacan que los fósiles más escasos en México son los que tienen impresiones de la piel de los grandes reptiles. Sólo en tres yacimientos se han encontraron este tipo de vestigios: El Rosario, Rincón Colorado y Las Águilas. Las marcas son atribuidas a hadrosáuridos.

Esta nueva publicación del INAH pretende convertirse en un referente para investigaciones futuras.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *