Posibles restos de células y colágeno en fósiles de dinosaurio

Científicos británicos han hallado posibles restos de células y colágeno en fósiles de dinosaurio que tienen una antigüedad de 75 millones de años.

El estudio, publicado en la revista científica Nature Communications, muestra que los restos de estructuras orgánicas en los fósiles pueden ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente. Este hallazgo no es el único de este tipo, pues ya se habían localizado componentes de tejido blando como células y moléculas similares a las proteínas en otros fósiles con millones de años de antigüedad, incluyendo un Tyrannosaurus rex estudiado por la doctora Mary Higby Schweitzer (con quien hablamos al respecto en el n. 1 de la revista Pangea). Estos especímenes que conservan estas proteínas o fibras similares al colágeno en sus huesos, están excepcionalmente bien conservados.

Parece pues que estamos ante un nuevo hallazgo de lo que podrían ser glóbulos rojos preservados en un dinosaurio, un hallazgo que cada vez parece menos excepcional, pero la respuesta no está exenta de controversia. ¿Hasta qué punto pueden quedar conservadas las moléculas de las proteínas de un animal fallecido hace millones de años? Sergio Bertazzo y Susannah Maidment, investigadores del Imperial College de Londres que han liderado el trabajo, afirman haber identificado estructuras orgánicas en restos de ocho dinosaurios del Cretácico. “Algunos de esos huesos, pertenecientes a uno de los dinosaurios, contienen estructuras similares a las del colágeno, una proteína que tiene una forma trenzada característica y está formada por aminoácidos esenciales” explica Bertazzo.

De confirmarse, este nuevo estudio podría ser clave al abrir la puerta a entender la biología del animal prehistórico y la relación entre las diferentes especies.  Sin embargo, Bertazzo ha pedido prudencia ante los hallazgos y ha manifestado que necesitan seguir investigando para confirmar “qué es lo que estamos viendo en los fragmentos de dinosaurio”.

En la imagen de portada, una micrografía electrónica de barrido de la garra de un terópodo. Revela estructuras ovales semejantes a las celulas rojas de la sangre que se ven en las aves vivas. Los colores se correlacionan con la densidad: material menos denso y basado en el carbono aparece en rojo y el material denso mineralizado aparece en verde.

ay_dinobloodhero_free2
Antonio Gutierrez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *