Pappochelys, el eslabón perdido de las tortugas

Un equipo de investigadores de Alemania y Estados Unidos han descubierto un eslabón perdido de la historia evolutiva de las tortugas. La nueva especie de reptil extinto, Pappochelys, evidencia que las tortugas están más relacionadas con los reptiles modernos (como las serpientes y lagartos) que con los antiguos linajes de saurios como se pensaba hasta ahora. Además, da pistas sobre dos interrogantes de la evolución de las tortugas: cómo se formó el caparazón inferior y qué aspecto tenía la cabeza de los primeros especímenes.

El fósil de esta primitiva tortuga fue encontrado en un antiguo lago alemán del Triásico y tiene una antigüedad de 240 millones de años. El ejemplar, de unos 20 centímetros de largo, no tiene caparazón ni presenta las costillas inferiores soldadas. Pero su vientre estaba protegido por unos huesos con forma de vara. Así, los científicos deducen que el plastrón (la parte del caparazón del vientre) evolucionó de la fusión de estas costillas y la cintura escapular (hombros).

Además, Pappochelys tenía fosas temporales en el cráneo, unas aberturas situadas detrás de las órbitas de los ojos que todavía presentan los lagartos y cocodrilos, pero que han perdido las tortugas modernas.

Museo de Historia Natural de Stuttgart

Fósil de ‘Pappochelys’. Museo de Historia Natural de Stuttgart

Todas estas conclusiones se incluyen en el estudio “A Middle Triassic stem-turtle and the evolution of the turtle body plan”, publicado en Nature. Los investigadores explican que Pappochelys (“tortuga abuela”) se sitúa entre el Eunotosaurus, considerado el precursor de las tortugas (260 millones de años, África), y el  Odontochelys, que ya presentaba plastrón y todavía tenía dientes en su boca (China, 220 millones de años).

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *