Nuevas huellas avivan el debate sobre el gregarismo de los ‘Tyrannosauridae’

El registro de icnitas o huellas de Tyrannosauridae es sorprendentemente escaso, en contraste con lo bien documentado que está su esqueleto. Además, hasta ahora sólo se conocían unas pocas icnitas aisladas atribuidas a estos dinosaurios. Por eso es tan importante el trabajo realizado por un grupo de paleontólogos en la formación Wapiti de Alberta (Canadá). Han presentado el primer conjunto fósil de huellas atribuibles a Tyrannosauridae, de forma que se refuerza la teoría de que eran animales gregarios.

“‘Terror of Tyrannosaurs’: The First Trackways of Tyrannosaurids and Evidence of Gregariousness and Pathology in Tyrannosauridae” es el nombre de su análisis, publicado en Plos One (donde se puede leer al completo de forma gratuita). Los investigadores han estudiado unos rastros datados en el Cretácico Superior (Campaniano- Mastrichtiano) y que fueron encontrados entre 2011 y 2012. Se trata de una pista de tres huellas tridáctilas y otros dos rastros cercanos con dos huellas cada uno (aunque en la imagen proporcionada no se incluye una de estas huellas).

huellas rex2

Las similitudes en la profundidad y conservación de los tres rastros indican que fueron producidos al mismo tiempo y siguiendo la misma dirección. Hasta ahora, las teorías sobre la locomoción de los Tyrannosauridae se basaban en el estudio de sus huesos. Este hallazgo supone el primer registro fósil de la forma de caminar de estos dinosaurios, por lo que se podrá conocer mejor cómo se desplazaban, y reabre el debate sobre su posible comportamiento gregario. ¿Estaban cazando juntos? ¿Eran familia? ¿Eran machos pretendiendo a una hembra?

No se ha determinado todavía a qué especie de Tyrannosauridae pertenecen estas grandes icnitas, que rondan los 50 centímetros. Han sido bautizadas como Bellatoripes fredlundi, como homenaje al guía local que descubrió las dos primeras.

El equipo de paleontólogos responsables de esta investigación está formado por Richard McCrea, Lisa Buckley, Martin Lockley, Philip Currie (de la Universidad de Alberta, Canadá), James Farlow (de la Universidad Indiana-Purdue, EEUU), Nefra Matthews y George Pemberton (de la Universidad de Colorado, EEUU).

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *