Encuentran en una tumba real china una nueva especie de simio

Hace más de 2.000 años, en lo que hoy es China central, se vivía un sangriento período de luchas previo a la unificación del país. En ese período de reinos combatientes, falleció una mujer, la Dama Xia, cuya existencia sería muy importante porque su nieto, Qin Shi Huang se convertiría en el primer emperador de China.

La sepultura de Qin Shi Huang ha pasado a la historia por el ejército funerario de terracota que le custodiaba en Xi’ an. Ahora, los arqueólogos han encontrado en la tumba de la Dama Xia otro séquito funerario, esta vez un asombroso “ejército” de animales custodios que le acompañarían en la otra vida. Los expertos han identificado un oso tibetano, un lince boreal, un leopardo, grullas y animales domésticos, entre los que destaca un cráneo de gibón, que ha resultado ser un nuevo género y especie. 

El ejemplar, del que hoy no quedan representantes vivos, ha sido nombrado como Junzi imperialis descrito en Science. “Se sabe que en China los gibones se cuidaban como mascotas por lo menos desde la época de la Dinastía Zhou (1046 – 256 a.C.)”, explica Samuel Turvey, primer autor del estudio e investigador de la Sociedad Zoológica de Londres. “Aunque no podemos saberlo con seguridad, es posible que matasen a los animales para el enterramiento”.

El equipo investigador ha podido hacer un estudio detallado del cráneo y los dientes del ejemplar de gibón, a pesar de que el equipo no ha obtenido permiso de las autoridades chinas para extraer ADN de los restos. Este detallado estudio  ha permitido determinar que era muy distinto de los gibones actuales tanto en comportamiento como en ecología. “Junzi es tan distinto a los gibones actuales como los demás géneros de gibón lo son entre sí” informa Helen Chatterjee, coautora del estudio y zoóloga de University College London.

Este descubrimiento abre la posibilidad de que existan otros simios aún no descubiertos, y que probablemente se extinguieran por la caza constante que se llevó a cabo entre los siglos X y XVIII. hoy extinguidos debido a la actividad humana.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *