Los primeros escorpiones pudieron haber reptado del mar a la tierra para mudar su piel

Uno de los fósiles más antiguos de escorpión, una nueva especie de la formación Eramosa de Canadá (433 -438 millones de años), muestra unas características especiales que hacen pensar que los escorpiones pisaron la tierra antes de lo que se creía. El lugar donde se encontraron los fósiles de Eramoscorpius brucensis sugiere que su entorno era marino, pero la morfología de las patas indica que estaban adaptados a moverse en tierra firme. Por lo tanto, los investigadores explican que eran criaturas acuáticas que de vez en cuando se aventuraban a pisar tierra firme o frecuentaban aguas muy poco profundas, como las orillas de las playas.

Sobre todo, irían a la superficie para mudar la piel, según las evidencias que han encontrado investigadores del Royal Ontario Museum y que detallan en su estudio “A new mid-Silurian aquatic scorpion—one step closer to land?”, publicado en The Royal Society.

No podían alimentarse en tierra, pero los segmentos finales de sus patas eran cortos, como en los escorpiones actuales, por lo que podrían haber “pisado”. Los once fósiles analizados eran mudas, no el cuerpo propiamente dicho del animal. Las mudas son un material muy delicado que se hubiese desintegrado al ser movido por otra criatura. Por lo tanto, todo parece indicar la que piel cayó en las orillas y allí fue sedimentada.

Quizás también pudieron usar esta habilidad terrestre para huir de enemigos únicamente acuáticos.

Estefanía Jiménez Solís

1 Comment

  1. Pingback: Lo Mejor de la Semana (11-17 de enero) | Hablando de Ciencia | Artículos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *