Los extraordinarios ojos gigantes de un crustáceo del Jurásico

Dollocaris ingens fue un artrópodo marino que vivió hace unos 160 millones de años, durante el período Jurásico en el sureste de Francia. Medía entre 5 y 20 centímetros de largo, tenía un caparazón similar al de los cangrejos, con tres pares de garras y patas segmentadas. A pesar de poseer ocho pares de apéndices de natación, los autores del estudio creen que probablemente no fue un nadador muy diestro, sino más bien un depredador de emboscada que se abalanzaba sobre la presa desde una posición oculta. Su gran particularidad, destacada en el estudio publicado en Nature commnications eran sus grandes ojos compuestos, que ocupaban una cuarta parte de su cuerpo y que se han conservado extraordinariamente bien a pesar del tiempo.

A través de un intenso trabajo con ayuda de microscopio, los autores del estudio pudieron encontrar muestras bien conservadas de la estructura interna del ojo, lo que es muy poco común. Los ojos de Dollocaris ingens compartían características con los de los insectos y crustáceos modernos y estaban compuestos de 18.000 lentes cada uno. El examen de los ojos confirmó que este artrópodo era “un cazador visual” tal y como ha informado  Jean Vannier, Universidad de Lyon y coautor del estudio. “Está claro que sus enormes y agudos ojos con panorámicas multifacéticas fueron cruciales para la exploración de su entorno y para detectar posibles presas en movimiento”.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *