Se descubre la existencia de una sexta extinción masiva

La Tierra ha conocido cinco grandes extinciones desde que se originó la vida en el Cámbrico. O eso es lo que hasta ahora pensaban los paleontólogos.

David P. G. Bond, paleontólogo de la Universidad de Hull en el Reino Unido,  ha publicado los resultados de su estudio en el boletín de la Geological Society of America. Según el estudio, parece haber existido una gran extinción global producida hace unos 260 millones de años, en el final de la era geológica del Captiense, antes de la extinción del final del Pérmico que dio inicio a la Era de los Dinosaurios.

Hasta ahora, únicamente había rastro de esa crisis en latitudes ecuatoriales y se planteaba la posibilidad de que fuese un evento regional. Sin embargo, el nuevo estudio ofrece evidencias de mortandad masiva en aguas frías y profundas en lo que hoy es Spitsbergen, la isla más grande del archipiélago de Svalbard en la costa Noruega en el Océano Ártico. Combinar este hallazgo con la evidencia previa en el mismo período, sugiere que las dos regiones estaban experimentando los mismos cambios en la química del océano al mismo tiempo y se podría hablar de una catástrofe a nivel mundial.

El posible desencadenante sería un conjunto de antiguas erupciones volcánicas en China, que se solidificó en rocas llamadas las Trampas Emeishan. Los basaltos de inundación habrían liberado enormes cantidades de azufre y dióxido de carbono, lo que puede causar un enfriamiento global rápido seguido de un período de calentamiento global. Los gases también podrían haber impulsado la acidificación y el agotamiento del oxígeno en los océanos, lo que puede verse en la pérdida generalizada de carbonatos.

Bond afirma que los nuevos datos consolidan la crisis del Pérmico Medio como una verdadera “extinción masiva” que debería incluirse en el Big 5. Esto implicaría que se produjo una crisis global solo ocho millones de años antes de otra gran crisis global, lo que produce ciertas dudas sobre si se trató de una tendencia gradual en el camino a la extinción del final del Pérmico. Pero Bond lo niega, pues en los estratos puede verse que la mayoría de los foraminíferos y muchas especies de braquiópodos fueron exterminados para luego recuperarse antes de la nueva extincion. El equipo señala también que los cambios similares en los niveles de isótopos se produjeron en las dos partes del mundo al mismo tiempo. Desgraciadamente, los sistemas de datación isotópica son demasiado inciertos para proporcionar una fecha absoluta útil.

Bond está estudiando ahora los registros fósiles en Rusia y Groenlandia que podrían consolidar más sus argumentos de un desastre globalizado. Será interesante conocer más datos sobre este proceso enigmático en la historia de la Tierra.

Jose Manuel González

1 Comment

  1. Pingback: Defaunación: la sexta extinción masiva del planeta, provocada por nosotros

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *