JOSEPH LEIDY, el último hombre que lo supo todo

Nos encontramos en abril de 1891 y acaba de fallecer el último hombre que lo supo todo. Así llamaron a esta gran figura de la investigación, precursor de la paleontología de vertebrados en EEUU y capaz de identificar cualquier especie a partir del más mínimo resto fósil. A pesar de que en EEUU es una figura recordada todavía por muchos, en Europa es menos conocido, y desde Pangea os animamos a cambiar eso.

Joseph Leidy (nacido en Pensilvania un 9 de septiembre de 1823 y fallecido el 30 de abril de 1891), fue catedrático de anatomía en la Universidad de Pensilvania y un reputado paletonólogo y naturalista estadounidense, que también ejerció después como profesor de  Historia Natural en el Swarthmore College.

Desde muy joven se entusiasmó por el dibujo, y nunca fue un estudiante ejemplar, pero supo reconducir su fuerte inclinación artística hacia la observancia de la anatomía. Fue este interés el que le llevó a estudiar medicina en la Escuela de Medicina de Pennsylvania, contradiciendo a su padre, quien veía en él a un futuro ilustrador de carteles. A los veintiún años comenzó su práctica médica, pero al año siguiente se descubrieron sus talentos para el dibujo y la disección, y comenzó a tener encargos a este respecto.

leidyconfósilEl tiempo convirtió al joven Leidy en un hombre brillante que ampliaba sus conocimientos sin descanso, sobretodo los relacionados con los misterios de la naturaleza, y dentro de ella también la naturaleza prehistórica.

Leidy recogía especímenes cerca de donde vivía, y descubrió así varias especies extintas desconocidas en norteamérica y describió muchas de ellas en Extinct Fauna of Dakota and Nebraska de 1869. Realizó identificaciones y nombramientos en fósiles de dinosaurios como el braquiosáurido Astrodon, también describió el holotipo de Hadrosaurus foulkii, (en la imagen), aunque es más conocido por sus descripciones de mamíferos prehistóricos extintos como el dientes de sable Smilodon floridanus, Leptictis o Trogosus (extraño animal similar a un oso actual pero con incisivos como los de los roedores). También identificó y nombró fósiles botánicos, algas y hongos, y es por todo esto que se le terminó llamando el “sumo sacerdote de la naturaleza”. Leidy no solo investigó paleontología, anatomía o medicina, sino también botánica, parasitología, protozoología, mineralogía y geología, con hallazgos notables en cada área, y distribuyó su trabajo en más de 800 artículos.

A él debemos estudios precisos sobre la aparición de plantas parásitas en algunos animales, el sentido del olfato de los caracoles, la división celular, las bacterias intestinales en sapos, y las estructuras de esponjas o anélidos, entre otros.

Curiosidades:

– En 1846 Leidy descubrió algo muy valioso: que la triquinosis era causada por un parásito en la carne poco cocinada.

– En ese mismo año, ayudó a resolver un asesinato usando un microsopio. Por primera vez en la historia, este artefacto permitió acusar al culpable, pues pudo distinguir elementos que echaron por tierra la afirmación del asesino de que sus manchas eran de animal y no de un ser humano. El sospechoso confesó tras el estudio de Leidy.

– Joseph no pudo tener hijos, y adoptó con su mujer un niño en un orfanato.

1 Comment

  1. Pingback: Paleontólogos > Joseph Leidy, el &uac...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *