Sorprendente estudio de un mamífero del Cretácico con imágenes 3D

Los mamíferos de la época de los dinosaurios parecían haber sido inofensivos y de pequeño tamaño. Sin embargo, un análisis en profundidad de un gondwanaterio, el Vintana sertichi, está cambiando esta idea.

Los restos fósiles de un gran cráneo sin mandíbula se encontraron en la costa este de la isla de Madagascar. Cuidadosamente se retiró de un gran bloque de sedimento y fue escaneado para observar sus detalles. Se trataba de un mamífero del período Cretácico (la última etapa de los dinosaurios) que formaba parte de un grupo poco conocido: los gondwanaterios o “bestias de Gondwana”. Estos mamíferos habitaron el hemisferio sur del antiguo continente desde el Cretáceo superior hasta el Eoceno. Hasta ahora, solo se conocían por dientes aislados y algún fragmento de mandíbula inferior. A raíz de este hallazgo, se ha podido ahondar en la morfología y paleoecología del animal. El resultado del estudio desafía la idea que teníamos de este grupo de mamíferos primitivos, y ha sido publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology.

mammals3

Los análisis descriptivos y comparativos se han hecho sobre la configuración de los restos fósiles: su anatomía craneal, su morfología dental y su función, su caja craneana, y las capacidades sensoriales que tenía el espécimen. En el análisis concluye con una segmentación digital hecha con Microtomografía CT, una técnica que usa rayos X y permite crear secciones de un objeto físico y recrear un modelo virtual en 3D sin tener que destruir el fósil original.

Con esta tecnología se ha podido comprender al detalle  cada elemento craneal y la anatomía interna de este extraño mamífero. Los científicos han reconstruido así el cerebro, el oído interno, la musculatura de la mandíbula, la órbita, y la cavidad nasal del espécimen.

Parece ser que el Vintana sertichi tenía algunas características extrañas, como bridas agrandadas para la fijación de los músculos masticadores, una caja craneana extrañamente inclinada, y grandes órbitas oculares. Estos y otros rasgos revelan que era un animal herbívoro del tamaño de un tejón, ágil y activo, con los sentidos del olfato, la visión y la audición agudizados.

A la derecha tienen la imagen microcalculada en base de la tomografía del espécimen Holotipo, UA 9972. A la izquierda está digitalizada y a la derecha de cada par, encontramos la línea que dibuja la reconstrucción. Tenemos: (a) vista lateral derecho, (b) vista dorsal, (c) vista ventral (d) vista anterior (e) vista trasero.

Gracias a los científicos estadounidenses Simone Hoffmann, Patrick M. O’Connor, E. Christopher Kirk, John R. Wible y David W. Krause, este trabajo interactivo único que ha combinado diversas técnicas, servirá de referencia para futuros descubrimientos y análisis fósiles craneodentales. El resultado del estudio puede leerse en inglés aquí.

 

Jose Manuel González

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *