Hallazgo en Siberia de la momia de un bisonte de más de 9.000 años

Hace más de 9.000 años, uno de los últimos bisontes de la estepa expiró en lo que hoy es Yana-Indigirka (Siberia Oriental). Este gran mamífero conocido por todos, vivió su momento de auge durante la Edad del Hielo y desapareció de la tierra hace aproximadamente 11.000 años. Esto sitúa al ejemplar descubierto de Bison priscus, más allá del límite de esa era, hace aproximadamente unos 9.300 años.

El equipo de investigadores que ha descubierto la momia, ha sido liderado por la Academia Rusa de Ciencias en Moscú, y el hallazgo ha sido publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology. Los científicos realizaron una necropsia a los restos congelados, para saber cómo vivía el animal y qué causó su muerte. Parece ser, que este ejemplar pudo morir de hambre, pues se ha observado falta de grasa en la zona del abdomen.

El descubrimiento es extraordinario, pues solo se han encontrado dos momias de bisontes de este tipo en el mundo, como ha explicado Olga Potapova, científica del yacimiento Mammoth Hot Springs, en Dakota del Sur, EE UU. Además, Potapova ha precisado que sólo una de las encontradas anteriormente conserva preservados los órganos internos en condiciones de congelación. Estamos pues, ante la momia congelada más completa de esta especie conocida hasta el momento, pues conserva el cerebro completo, el corazón, los vasos sanguíneos y el aparato digestivo, aunque algunos órganos se han reducido de forma significativa con el tiempo.

Gracias a este excepcional hallazgo, se podrán hacer comparaciones anatómicas directas con otras especies de bisontes extintas, y también con especies modernas, como ha apuntado Evgeny Maschenko, otro de los científicos del proyecto del Instituto Paleontológico de Moscú (Rusia).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *