Hallan pruebas de la amplia diversidad de los mamíferos primitivos del Jurásico

Nuevas evidencias fósiles muestran el paralelismo entre los mamíferos modernos y los primitivos en cuanto a su forma de adaptarse a los distintos nichos ecológicos. Científicos de la Universidad de Chicago y el Museo de Historia Natural de Pekín han descrito dos nuevas especies, Agilodocodon scansoriusDocofosser brachydactylus, que son los representantes más antiguos de mamíferos arborícolas y de mamíferos que habitan en madrigueras subterráneas, respectivamente.

Estas pequeñas criaturas fueron descubiertas en China y refuerzan la idea de que hace 160 millones de años ya existía una alta variedad de hábitats que ocupaban los mamíferos. Esta especialización (motora y alimentaria) se detalla en dos artículos científicos de Science en “An arboreal docodont from the Jurassic and mammaliaform ecological diversification” y en “Evolutionary development in basal mammaliaforms as revealed by a docodontan”.

Agilodocodon fue un omnívoro que vivió hace 165 millones de años. Sus garras curvadas, sus codos flexibles y sus articulaciones le permitían moverse con agilidad entre los árboles y arbustos. Sus dientes estaban adaptados para roer la corteza, de forma que podía alimentarse de la savia de los árboles.

Docofossor también vivió en el Jurásico, pero prefería moverse bajo tierra. Por eso, sus dedos de pala son una adaptación para poder cavar y sus molares cortos y anchos le permitían alimentarse en su madriguera.

Así pues, parece, según Zhe-Xi Luo (investigador responsable de la Universidad de Chicago), que “los dinosaurios no dominaron el paisaje del Mesozoico tanto como pensábamos” hasta hace poco.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *