Hallan en Kenia un ancestro de los hipopótamos de hace 30 millones de años

Los hipopótamos están unidos a la historia de África desde el Paléogeno. Ahora, desde Kenia nos llega un nuevo fósil de Anthracotherium (género de ungulados extintos) que ha sido identificado como el ancestro de los hipopótamos: Epirigenys lokonensi.

Según revela Nature Communications, hipopótamos y cetáceos (como ballenas o delfines) forman un grupo aparte (Cetancodontamorpha) con un antepasado común que se cree que perteneció a la familia Anthracotheriidae. Numerosos especímenes documentan la evolución de los cetáceos, pero existen pocos registros fósiles que evidencien la relación entre los hipopótamos y sus ancestros. Este hecho es lo que han intentado aclarar Fabrice Lihoreau, investigador de la Universidad de Montpellier (Francia), y sus colegas en “Hippos stem from the longest sequence of terrestrial cetartiodactyl evolution in Africa”.

El estudio señala a Epirigenys lokonensi como uno de los primeros grandes mamíferos en invadir África aproximadamente hace 30 millones de años. Los investigadores detallan este fósil de antracotérido, descubierto en depósitos datados del Oligoceno (hace entre 33’9 y 23 millones de años) de la Formación Lokone. Este antracotérido es el mamífero de gran tamaño más abundante en Lokone y muestra varias características intermedias en la evolución de los Hippopotamidae, incluyendo cambios que llevaron a una morfofología única del hipopótamo. En la siguiente imagen, se muestra un molar superior de Anthracotherium (izquierda), Epirigenys (en medio) y un hipopótamo primitivo (derecha).

Comparativa de molares superiores. Fabrice Lihoreau/LPRP

Comparativa de molares superiores. Fabrice Lihoreau/LPRP

Se estima que Epirigenys ( de “epiri”, la palabra para hipopótamo en el idioma de los Turkana, y “genys”, origen en griego) pudo pesar entre 71 y 98 kilos. Su estudio contribuye a reconstruir mejor el antecesor común entre hipopótamos y ballenas y a seguir avanzando en la investigación de la transción terrestre/acuática de Cetancodontamorpha.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *