Semana de descubrimientos: una “gamba extraña”, una antiquísima esponja y una tortuga de Teruel

Esta semana se han dado a conocer varios descubrimientos que incrementan nuestro conocimiento sobre las criaturas del pasado, desde el que podría ser el fósil más antiguo de un animal multicelular hasta una nueva tortuga turolense del Cretácico.

Comenzamos el pequeño repaso con Aegirocassis benmoulae, un antepasado marino de los artrópodos de dos metros de longitud que vivió en Marruecos hace 480 millones de años. Se alimentaba filtrando agua para encontrar su comida, siendo ésta una forma extraña de conseguir alimento para un animal tan grande. Así se puede leer en el estudio “Anomalocaridid trunk limb homology revealed by a giant filter-feeder with paired flaps” publicado en Nature.

Nos vamos ahora hasta China, donde un grupo de científicos del Nanjing Institute of Geology and Paleontology han analizado una esponja de, al menos, 600 millones de años. Este pequeño fósil de Eocyathispongia qiania, de apenas un milímetro de longitud, revela que las esponjas habitaron 60 millones de años antes del Cámbrico. Todavía se necesitan nuevas investigaciones, pero podría ser el fósil más antiguo de un animal multicelular, como puede leerse en el artículo publicado en Proceedings of the National Academy of the Sciences bajo el título “Sponge grade body fossil with cellular resolution dating 60 Myr before the Cambrian”.

Toremys cassiopeia. Fundación Teruel-Dinópolis

Toremys cassiopeia. Fundación Teruel-Dinópolis

Y terminamos con Teruel, concretamente en Ariño, donde paleontólogos del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED y de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis han estudiado los fósiles de una nueva especie de tortuga de agua dulce: Toremys cassiopeia. Se trata de la tortuga Pleurosternidae (un clado de tortuga de agua dulce de Europa) más moderna del registro mundial, dado que procede de sedimentos del Albiense que son casi treinta millones de años más modernos que los que contenían cualquier tortuga pleurostérnida conocida hasta el momento. Así se desprende de “A new European Albian turtle that extends the known stratigraphic range of the Pleurosternidae (Paracryptodira)”, estudio publicado en Cretaceous Research.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *