Encuentran conservado el aceite de acicalamiento de un pájaro de 48 millones de años

Ha sucedido en Messel, Alemania. Un extraordinario fósil ha sido encontrado conservando un elemento blando durante 48 millones de años. Se trata de la glándula uropígea de un ave prehistórica, que conserva casi toda su composición química original.

Esta glándula, presente en las aves actuales, se encuentra en la base de la cola y produce un aceite que permite el correcto acicalamiento e impermeabilización del plumaje. El fósil revela que estos lípidos ya existían en tiempos remotos y permitirá reconstruir mejor el estilo de vida de estos animales. “La cadena larga de compuestos de hidrocarburos de los restos fosilizados de la glándula uropígea puede diferenciarse claramente del esquisto bituminoso que rodea al fósil”, expone Geral Mayr, coautor del estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B. Ahora la duda que asalta a la comunidad científica es si “los dinosaurios emplumados ya poseían estas glándulas uropígeas para arreglarse las plumas” concluye Jakob Vinther, de la Universidad de Bristol y coautor del estudio.

Las razones por las cuales este fósil ha conservado elementos blandos todavía es un misterio, siendo los factores claves los componentes antibacterianos o la exclusión de oxígeno. Esto abre la posibilidad a que se encuentren otros fósiles avianos en condiciones similares.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *