El Protoclaviger, el escarabajo del Eoceno que se aprovechaba de las hormigas

Científicos del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York (AMNH) y de la Universidad de Columbia han descubierto el fósil de un escarabajo atrapado en ámbar hace 52 millones de años de edad. Es es el ejemplo más antiguo conocido de mirmecofilia, un tipo de parasitismo social que literalmente significa “amor por las hormigas”. En este caso, el enamorado es un ejemplar de Protoclaviger trichodens.

Los mirmecófilos aumentaron gracias al éxito de las hormigas. Joseph Parker & David A. Grimaldi

Los mirmecófilos aumentaron gracias al éxito de las hormigas. Joseph Parker & David A. Grimaldi

Este escarabajo del Eoceno solía vivir con las hormigas, usurpando los recursos de su nido y alimentándose de sus huevos. Según ha informado el AMNH, el ámbar fue encontrado en la India y su análisis también muestra que la diversificación de estos insectos, que se infiltran en los nidos de hormigas de todo el mundo, se correlaciona con el aumento ecológico de las hormigas modernas.

“Aunque las hormigas son una parte integral de la mayoría de los ecosistemas terrestres de hoy en día, en el momento en que este escarabajo estaba caminando por la Tierra, las hormigas estaban empezando a despegar y estos escarabajos estaban allí mismo dentro de los nidos de las hormigas, engañándolas y explotándolas”, ha explicado Joseph Parker, uno de los autores del estudio “Specialized Myrmecophily at the Ecological Dawn of Modern Ants” que la revista especializada Current Biology ha publicado recientemente.

El Protoclaviger trichodens logró burlar los sistemas defensivos de aquellas antiguas hormigas y triunfó. En la actualidad, hay cerca de 370 especies de Clavigeritae descubiertas, aunque Parker cree que todavía quedan muchos escarabajos amantes de las hormigas por encontrar.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *