El Hadrosaurio era la presa favorita en Coahuila, México

La región sureste de Coahuila ha comenzado a mostrar los tesoros paleontológicos que tenía escondidos. Ha sido el equipo de paleontólogos del Museo de Desierto que trabajaba en General Cepeda, en el rico yacimiento paleontológico de las Águilas, quien ha hallado unos extraordinarios fósiles de dinosaurio. Los fósiles reconstruyen una historia de violencia producida durante el período Cretácico, al final de la era de los dinosaurios.

Los restos muestran a un hadrosaurido con marcas de mordida hechas por los dientes frontales y laterales de un dinosaurio carnívoro. “Evidencia como ésta la tenemos en tres piezas.” Señala Héctor Rivera Silva, paleontólogo del Museo del Desierto. “La más grande es un vértebra con marcas de mordida muy claras, una muy redonda y conforme va avanzando se va haciendo mucho más alargada”.

Queda por determinar si la especie del atacante es ya conocida o nueva. Todo apunta a que las marcas fueron hechas por un tyrannosaurido, pero se sabe que en Coahuila habitaron cuatro especies distintas y para precisar con exactitud habrá que explorar de nuevo el lugar en busca de más restos.

Esta no es la primera vez que en la región se encuentran restos de ataques contra hadrosaurios. En 2007 en Ocampo se encontraron mordidas de cocodrilo, y años después otro hadrosaurio fue mordido por un carnívoro aún sin identificar. Parece que los dinosaurios de pico de pato, muy habituales en la zona, fueron presa favorita de los depredadores mesozoicos.

Jose Manuel González

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *