El Deinocheirus por fin tiene cuerpo

Tenía un largo hocico al estilo de pico de pato, una gran vela en la espalda, unas patas cortas y rechonchas y unos pies anchos. Pero durante los últimos 50 años, el Deinocheirus mirificus, descubierto en Mongolia, fue conocido por dos gigantescos brazos de 2,4 metros de largo (incluidas unas garras de más de 20 centímetros). Esta semana, la revista Nature describe dos esqueletos casi completos de este animal, armados a partir de una colección de fósiles desenterrados en 2009 en la Formación Nemegt del Desierto de Gobi y de una mano y un cráneo que habían sido robados y vendidos a coleccionistas privados.

Cráneo de Deinocheirus mirificus. Nature

Cráneo de Deinocheirus mirificus. Nature

Por fin, los paleontólogos han puesto cuerpo a esta criatura, que medía 11 metros de longitud y pesaba más de 6 toneladas, convirtiéndose en el espécimen de Ornithomimosauria (“lagartos imitadores de aves”) más corpulento jamás encontrado. Yuong-Nam Lee (del Korea Institute of Geoscience and Mineral Resources) y sus compañeros explican cómo han resuelto el misterio de este dinosaurio en su estudio “Resolving the long-standing enigmas of a giant ornithomimosaur Deinocheirus mirificus”.
La estructura del Deinocheirus mirificus indica que fue un animal muy lento y que estaba adaptado para vivir en zonas fluviales. En su estómago se han encontrado restos vegetales y peces, por lo que se trata de un dinosaurio onmívoro. Los dos enormes miembros delanteros pudieron haber servido para cavar y recolectar plantas.
Desentrañar la anatomía del Deinocheirus es un gran paso para conocer mejor la ecología de Mongolia de hace 70 millones de años, según Yuong-Nam Lee.
dino
Estefanía Jiménez Solís

2 Comments

  1. Ramón Zapata

    13/04/2015 at 3:34 pm

    Interesante artículo. Nunca pensé que el Deinocheirus pudiese tener este aspecto, ya que sólo se había especulado de éste teniendo como pista sólo sus brazos.

  2. Pingback: Nos deja una gran dama de la paleontología: Zofia Kielan-Jaworowska fallece a los 89 años

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *