¿Dinosaurios voladores?

Recientemente se han descrito en China fósiles de Changyuraptor yangi, un pequeño dinosaurio con plumas en sus 4 extremidades. Hasta aquí no sería tan raro, ya que se conocen muchos dinosaurios con plumas, pero este hallazgo ha planteado muchas dudas a la hora de explicar el origen del vuelo y de las aves.

Los dinosaurios con plumas se clasifican dentro de los terópodos (dinosaurios generalmente carnívoros, que se movían sobre las dos patas traseras y con extremidades delanteras reducidas). No todos los terópodos tenían plumas pero parecía claro que algunos de los miembros de este grupo habrían evolucionado para dar lugar a las aves actuales. El conocido Archaeopteryx puede ser considerado el ave más primitiva, que conservaba algunos rasgos propios de los dinosaurios como por ejemplo tener dientes (como sabéis, las aves actuales no los tienen). Además quedaba claro que los dinosaurios no volaban aunque tuvieran plumas y que estas tendrían funciones relacionadas con el apareamiento (la búsqueda de pareja) o con el mantenimiento de la anatomia avetemperatura del cuerpo. Es decir, la capacidad de volar la tendría un grupo de descendientes de los dinosaurios emplumados, pero no se hallaría en ningún dinosaurio.

Pues bien, el nuevo hallazgo pone en duda lo que os acabo de explicar. Resulta que el Changyuraptor (en la imagen izquierda) pertenece a los microraptores, un grupo de terópodos que no está en la línea de parentesco directo con las aves y, además, resulta que este dinosaurio sí usaba las plumas para planear saltando desde los árboles, o sea, algo parecido a volar. Por lo tanto, surgen varias preguntas. ¿Existieron dinosaurios voladores? ¿La capacidad de volar apareció en distintas ramas evolutivas de los dinosaurios, bien dentro del grupo o de alguno de sus descendientes?

Bueno, ya veis que de vez en cuando aparecen fósiles que nos hacen dudar de lo que ya sabíamos. Esa es la gracia de la investigación científica. A medida que descubrimos nuevos fósiles, sabemos un poco más pero es muy posible que nos tengamos que hacer nuevas preguntas…

Jordi Balaguer Bruguera

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *