Descubierta una nueva especie de dinosaurio del Jurásico ibérico

Eousdryosaurus nanohallucis, así ha sido nombrada esta nueva especie hallada en la localidad portuguesa de Porto das Barcas. El hallazgo lo ha hecho un aficionado coleccionista de fósiles, y el dinosaurio se ha convertido en el primer ornitópodo driosaurio  encontrado del Jurásico en la Península Ibérica, con una datación fósil de 152 M. a.

La historia de este accidental descubrimiento, comienza cuando Jose Joaquim dos Santos, quien estaba caminando entre los acantilados de Porto das Barcas (costa de Portugal), dio con los restos de este especímen, en 1999. Una vez avisado el equipo de investigación con el que venía colaborando, y tras estudios posteriores, se ha determinado que es una nueva especie, a la cuál han bautizado como Eousdryosaurus nanohallucis (que significa el driosaurio de oriente con el pulgar diminuto).

El Grupo de Biología Evolutiva de la UNED (España) y la Sociedade de História Natural de Torres Vedras (Portugal) han llevado a cabo el estudio conjuntamente y acaban de publicar el descubrimiento recientemente en la revista Journal of Vertebrate Paleontology.

El hallazgo consiste en un conjunto de fósiles en buen estado de conservación, destacando la presencia de un pie completo que tras cuatro dedos, muestra un pulgar diminuto. Éste hecho ha permitido conocer mejor la evolución de los ornitópodos quienes fueron perdiendo el dedo progresivamente. “En el caso de Eousdryosaurus existen tres dedos funcionales y un pulgar diminuto, mostrando un estadio intermedio en la secuencia de transformación hacia la adquisición de pies con tres dedos que es tan característica en ornitópodos derivados” ha afirmado Francisco Ortega, investigador de la UNED y coautor de la publicación.

Eousdryosaurus aún conservaba un diminuto pulgar en el pie.

Eousdryosaurus aún conservaba un
diminuto pulgar en el pie.

Fernando Escaso, también de la UNED y primer autor del estudio, ha señalado que “los driosaurios tienen un fémur muy característico sobre todo por la zona de inserción de la musculatura implicada en la carrera. Eousdryosaurus comparte ese tipo de fémur, que nadie más tiene, con los driosaurios”. Cabe destacar que esta nueva especie ha mostrado características exclusivas haciendo así más fácil su diferenciación con respecto a otros ejemplares de la misma familia.

De 1,60 m de longitud y un altura de medio metro, Eousdryosaurus nanohallucis era realmente pequeño en un mundo lleno de gigantes. Se piensa que era ágil y rápido, características que le permitirían escapar de depredadores más grandes y lentos que él. Como todos los demás driosaurios, era herbívoro y caminaba con sus cuartos traseros.

La región centro-oeste de Portugal ha presentado una gran riqueza fósil, ayudando a ampliar el conocimiento de la Península Ibérica hace millones de años. “Existe un magnífico registro de rocas del Jurásico Superior que se depositaron en entornos habitados por dinosaurios y que, en la zona de acantilados, gracias a la acción erosiva del mar, exponen los restos fósiles con relativa frecuencia”, concluye Fernando Escaso.

En la imagen principal puede verse una interpretación de Eousdryosaurus nanohallucis, realizada por Raún Martín.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *