Descubierta una extraña araña con cola que convivió con los dinosaurios

El período Cretácico se está revelando como un período verdaderamente terrorífico en lo que a creación de criaturas se refiere. Y no estamos hablando de los extraños dinosaurios que desarrollaron todo su esplendor y diversidad en aquél tiempo, sino de los extraordinarios insectos que vivieron entre ellos.

Un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto Paleontológico y el Departamento de Geología de la Universidad de Kansas (EE.UU.) ha encontrado cuatro ejemplares de una extraña especie de arácnido que vivió hace 100 millones de años y que presenta una característica única que no conserva ninguna araña actual: una larga cola o flagelo conservado perfectamente en el ámbar de Myanmar, Birmania, y que podría tener fines sensoriales y funcionar como las antenas. Este arácnido, que mide unos 5,5 milímetros de longitud corporal, ha recibido el nombre de Chimerarachne, tomado de la Quimera, esa criatura mitológica griega compuesta de varios animales.

El estudio, publicado en  Nature Ecology & Evolution confirma que esta especie es intermedia entre las arañas primitivas que carecían de hileras de producción de seda y las posteriores que perdieron la cola y ya poseían órganos de rotación. Es poco probable que Chimerarachne produjera seda, pero ya tenía las hileras de producción  desarrolladas.

El hábitat en el que vivió esta araña era muy similar al actual en Myanmar, siendo una selva tropical, lo que hace creer a los autores del estudio que siendo una criatura tan pequeña y estando muchas regiones todavía poco estudiadas, aún puedan quedar especímenes vivos en la actualidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *