Describen una nueva especie de cocodrilo de las marismas costeras del Cretácico de los Pirineos

Un estudio encabezado por el investigador Alejandro Blanco, del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), describe la nueva especie de cocodrilo Allodaposuchus palustris, que habitó hace 70 millones de años en la zona de Berguedà (Barcelona), un área rica en restos de dinosaurios. A diferencia de otras especies de hábitats fluviales de este género exclusivamente europeo, Allodaposuchus palustris vivía en una zona de marismas costeras de salinidad variable. El hallazgo sitúa este género dentro del grupo Crocodylia, que incluye los cocodrilos, caimanes, aligátores y gaviales actuales.

Al final del Cretácico, hace entre 72 y 66 millones de años, el área que actualmente ocupan los Pirineos presentaba un aspecto muy distinto al actual. Era una zona con un relieve muy suave, surcada por numerosos ríos y con zonas de marismas de agua dulce y salada bajo un clima subtropical que favorecía el crecimiento de unas coníferas extinguidas parecidas a los cipreses, además de palmeras, helechos y carófitos (un grupo de algas de agua dulce). En este paisaje, en el cual abundaban los últimos dinosaurios que vivieron en Europa, hay que añadir ahora la nueva especie de cocodrilo descrita en un estudio publicado en PLOS ONE bajo el título “Allodaposuchus palustris sp. nov. from the Upper Cretaceous of Fumanya (South-Eastern Pyrenees, Iberian Peninsula): Systematics, Palaeoecology and Palaeobiogeography of the Enigmatic Allodaposuchian Crocodylians”.

Mapa de huesos del hallazgo. Alejandro Blanco

Mapa de huesos del hallazgo. Alejandro Blanco

Los hallazgos realizados en los yacimientos de Fumanya entre los años 2004 y 2008 utilizados para describir la nueva especie incluyen restos del cráneo y del esqueleto post-craneal y permiten concluir que este género endémico de Europa no es tan primitivo como se creía. El género Allodaposuchus fue descrito en 1928 y, hasta el momento, sólo se conocían dos especies: A. precedens hallado en Rumanía y A. subjuniperus, proveniente de yacimientos de Aragón. Ambas especies fueron descritas exclusivamente a partir de restos craneales, lo que provocó que se interpretasen como cocodrilos primitivos, según informa ICP.

El nuevo hallazgo aleja el género Alladaposuchus del grupo basal de cocodrilos con los que se le relacionaba hasta ahora (los hylaeochampsidae), y lo sitúa dentro del grupo de los Crocodylia. Este hecho sugiere que las distintas especies de Allodaposuchus se originaron en el dominio Ibero-Armoricano (una isla situada en el suroeste de Europa y que estaba formada por la actual Península Ibérica y Francia) hace unos 80 millones de años y que, posteriormente, se dispersaron por los restos del archipiélago europeo dando lugar a distintas especies.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *