Describen un gran perezoso que habitó en la costa de Venezuela en el Mioceno

“La bestia de piernas largas que vagaba por la playa”. Este es el nombre que un grupo de investigadores del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) ha otorgado a una nueva especie y género de perezoso gigante del Mioceno Superior: el Eionaletherium tanycnemius.

Pero esta criatura resulta algo extraña, ya que conserva caracteres primitivos ausentes en perezosos de la misma época y lugar (la Formación Urumaco, al noroeste de Venezuela), cuando el resto de su linaje exhibía características morfológicas más avanzadas.

Por ejemplo, la tibia es tan alargada como el fémur, cuando lo normal es que sea más corta si el animal es bípedo (para alcanzar su comida en los árboles). Además, el fémur es más plano, pues el tercer trocánter (una protuberancia ósea que algunos huesos largos poseen en su extremidad superior) se encuentra hacia la mitad de la longitud total del fémur, según puede leerse en el estudio “A new enigmatic Late Miocene mylodontoid sloth from northern South America”, publicado en The Royal Society.

Actualmente, el fémur y la tibia de focas y castores son similares a las halladas en estos fósiles. Por eso, los paleontólogos creen que este pesado perezoso, de una tonelada de peso, era cuadrúpedo y vivía en zonas costeras, aunque no era acuático (porque no tiene engrosamiento en la corteza de los huesos). De hecho, a su alrededor se han encontrado restos de moluscos rotos, tortugas y cocodrilos. Incluso, los paleontólogos estiman que el Eionaletherium tanycnemius hallado fue víctima de un gran cocodrilo, que se alimentó de su cabeza y tronco.

Estefanía Jiménez Solís

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *