Compararán ámbar antiguo y resina actual en Madagascar para evaluar la pérdida de su biodiversidad

“¿Son las comunidades fósiles preservadas en el ámbar una imagen fiel de los ecosistemas del pasado y pueden informarnos sobre la pérdida de biodiversidad?”. Así se llama un nuevo proyecto, financiado por el Fondo Global de Exploración de National Geographic, que estudiará cómo la resina de los árboles captura la biota de los bosques de Madagascar para compararlo con el registro fósil en los ámbares. Analizar la evolución del bosque malgache a lo largo del tiempo aportará información de gran utilidad para la conservación de este ecosistema.

Los encargados de estudiar el copal malgache sobre el terreno son Mónica M. Solórzano, investigadora del Senckenberg Museum de Frankfurt (Alemania); Xavier Delclòs, profesor titular de Paleontología de la Universidad de Barcelona, y Enrique Peñalver, investigador del Instituto Geológico y Minero de España. El proyecto también cuenta con el apoyo del Instituto para la Conservación de los Ecosistemas Tropicales de Madagascar (MICET). Copal es el nombre que reciben varias resinas cuya polimerización es escasa y fueron formadas, como máximo, hace varios miles de años. Provienen de diferentes tipos de árboles resinosos como las Fabaceae.

Trampas del Parque Nacional de Ranomafana (Madagascar) en 2013.UB

Trampas del Parque Nacional de Ranomafana (Madagascar) en 2013.UB

Los trabajos de campo se realizarán en el Parque Nacional de la Montaña de Ámbar en el norte de Madagascar en la primavera de 2015, según ha informado la Universidad de Barcelona. Esta subvención permitirá continuar la investigación en la zona para dar respuesta a algunas cuestiones sobre el origen del “ámbar malgache” o copal.

Para ello, el grupo de investigadores localizará y estudiará los depósitos de copal. Tomarán muestras para estudiar los artrópodos incluidos en la resina y pondrán diversas trampas para capturar los organismos alrededor de varios árboles de Hymenaea, de los cuales se obtendrá también una representación de su resina con organismos atrapados. El objetivo es documentar cómo el copal y la resina actual de estos árboles documenta la biota (conjunto de especies presentes) de los bosques de Madagascar y la aplicación de los resultados servirá para interpretar el registro fósil en los ámbares (sesgos). Así podrá determinarse por qué solo determinadas especies de artrópodos quedaron atrapadas en resinas fósiles.

Se espera que con el proyecto se puedan observar cambios en la biota de los bosques debido a la acción y destrucción del hombre, ya que en el copal se tendrá una representación de ciertos grupos de organismos de bosques primitivos, de hace unos miles de años, mientras que en las resinas actuales de los mismos árboles (Hymenaea) se observará una pérdida de biodiversidad. Además, los investigadores esperan descubrir especies desaparecidas, pero preservadas en la resina. Dada la rápida pérdida de biodiversidad que está teniendo lugar en el punto caliente de Madagascar, donde la mayoría de insectos y arácnidos son endémicos, dicho análisis es prioritario.

Estefanía Jiménez Solís

1 Comment

  1. Pingback: Compararán ámbar antiguo y resina...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *