Domingo de documentales: Estampida en el Cretácico

Hace 100 millones de años, en una remota zona de lo que hoy es Queensland, Australia, se produjo la única gran estampida de dinosaurios registrada hasta la fecha. Los científicos trabajan para reconstruir el misterio de qué depredador produjo el pánico. Desde Pangea os animamos a descubrirlo en este documental hecho para Smithsonian Channel, mientras aprendéis algo más del comportamiento de estos gigantes extintos que tanto nos apasionan.

 

Domingo de documentales: 300 Millones de años

Hoy os presentamos este maravilloso documental alemán que recorre la vida de la Tierra a través de dos entregas que recorren yacimientos y devuelven a la vida a sus criaturas desaparecidas. La primera parte, explora el período más antiguo antes de la llegada de los humanos; la segunda parte, se introduce en los orígenes del dominio de los humanos del planeta. El documental, dirigido por Stefan Schneider, se centra en la evolución del continente europeo a lo largo de todo su proceso de creación. A pesar de estar centrado en un continente en concreto, nos ayuda a comprender una parte del mundo, y las reflexiones y explicaciones sobre los cambios y las adaptaciones de los seres vivos que en él se reflejan son universales.

https://www.youtube.com/watch?v=0S6tFsHuw-U

Científicos del MIT prevén la llegada de una nueva extinción masiva

Desde que la Tierra engendró vida, se han producido explosiones de formas y extinciones masivas, sucediéndose en largos períodos de tiempo. Hasta la fecha, los científicos han detectado al menos seis de ellas, la última descubierta en 2015 que se sucedió durante el Pérmico medio.

Conociendo estos precedentes, no son pocos los investigadores que recogen datos en la actualidad para predecir cuándo se producirá la siguiente extinción masiva, y ayudar a prevenirla o revertirla en beneficio del planeta, y claro, del ser humano. Hace tan solo dos años nos hacíamos eco del estudio de la Universidad de Leeds que se sumaba a otros trabajos sobre defaunación actual, y que vaticinaba terribles consecuencias para la humanidad si el ritmo de desaparición de especies no se frenaba.

Ahora, un nuevo estudio pone el acento en el nivel de carbono en la atmósfera. Han sido científicos del Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT), quienes alertan de que si se supera un umbral crítico de emisiones de gases de efecto invernadero, el ciclo del carbono de la Tierra se desestabilizará irremediablemente, provocando la desaparición de la mayoría de las especies del planeta. Y no hablan de cientos de años vista. En unos ochenta años las condiciones actuales se habrán intensificado, iniciando el comienzo del fin de la vida tal como la conocemos.

Este pronóstico desalentador parte de un estudio efectuado por Daniel Rothman, profesor de geofísica del Departamento de Ciencias Atmosféricas y Planetarias del MIT y publicado en Science Advances que analiza los cambios más significativos en el ciclo del carbono durante los últimos 540 millones de años, incluyendo los cinco eventos previos de extinción masiva (seguimos defendiendo que han sido seis) y ha identificado los “umbrales de la catástrofe” en el ciclo del carbono que conducirían a un entorno inestable y a la extinción especies en cadena. Los datos actuales muestran una escalada significativa en una escala de tiempo muy corta, con lo que la magnitud del cambio en el ciclo de carbono será lo que impediría a los ecosistemas adaptarse a los cambios debido a la velocidad a la que ocurre. Si no se revierte el ritmo al que las actividades humanas agregan carbono a los océanos, hacia el año 2100 habrá llegado a las 310 gigatoneladas, el nivel crítico que en el pasado convertía el ciclo del carbono en impredecible y que desencadenaba el desastre.

Mientras esto sucede en los océanos, en tierra firme el ritmo de desaparición de especies en la actualidad ya es cien veces mayor a lo que se considera lo normal y saludable. Insistimos una vez más desde Pangea en la importancia de hacer llegar a los gobiernos estos estudios para la toma de decisiones comprometidas con el medio ambiente.

IMPRESIONANTE PROYECTO SAURIAN

“Desde las orillas del Mar interior occidental a las vías fluviales, los pantanos de cipreses, bosques abiertos y altísimos bosques de coníferas… En Saurian hemos recreado una porción de la Formación Hell Creek de Dakota del Sur hace 66 millones de años”.

Así se expresan en Saurian, proyecto que Pangea ha decidido ayudar y patrocinar, y que anima a que también patrocines tú y tus amigos o colegas de profesión.

Saurian no es un videojuego más, es un videoujego educativo y de supervivencia de alto nivel, que se opone a la percepción común que se tiene de los dinosaurios y sorprende por el rigor científico que se está logrando para otorgar de realismo al mundo perdido. La masa corporal, la textura de la piel, la velocidad o la locomoción de estos animales ha sido sometida a una amplia investigación con fuentes científicas, y también el equipo ha consultado directamente a expertos como Robert De Palma, la Dra. Victoria Arbour, el Dr. Denver Fowler, el Dr. John R. Hutchinson, el Dr. Matt Wedel, y el Dr. Gregory Wilson.

Entusiastas de los dinosaurios y amantes de los videojuegos se unen como nunca antes, pues es la primera vez que un juego hace honor a todo lo que sabemos acerca de los dinosaurios reales. Desde Pangea os animamos a que le echéis un vistazo y apoyéis esta increíble iniciativa que explora todo un mundo asombroso lleno de dinosaurios y también, claro, otras criaturas del Mesozoico que merodean por los matorrales.

https://www.kickstarter.com/projects/1379624404/saurian-an-open-world-dinosaur-survival-experience?ref=category

Hemeroteca: Visión ilustrada del pasado

Tomografías 3D, fotografías microscópicas, ilustraciones a todo color, recreaciones en vídeo… En la actualidad, cualquier noticia científica viene acompañada de un apoyo gráfico riguroso, o eso se pretende. Los medios de comunicación también se esforzaban hace un siglo para ofrecer una visión lo más exacta posible de los nuevos hallazgos. Desde PANGEA queremos recordar el encanto de las estampas de diversas publicaciones antiguas:

– En agosto de 1929, la revista cultural La Esfera se hacía eco de una exposición del Museo de Chicago sobre el “hombre de Neandethal”. Las figuras de cera a tamaño natural impresionaron al redactor del artículo.

estampa2

 – Esta misma revista, seis años antes, se interesó por unos hallazgos en la gruta francesa de Pech Merle fruto del trabajo del abad Lemozi. Hoy esta cueva sigue siendo clave en el arte paleolítico. Acompañaba a la nota un dibujo de un hombre de la época chalense.

estampa3

– Otra revista ilustrada, El Centenario, hacía en enero de 1893 una comparación de los dinosaurios encontrados en Europa y los descubiertos en América. El autor entiende que estas criaturas dominaban los mares y así llegaron a todos lados, sobre todo porque no tenían como rivales a los cetáceos, que todavía no habían surgido.

estampa4

– Seguimos con dinosaurios, esta vez con motivo de un extenso reportaje sobre “los precursores de los mamíferos” en La Esfera. Así era el aspecto de en 1926 de Ankylosaurus, Doedicurus, Iguanodon, Corythosaurus Trachodon.

estampas5

– Años antes, en junio de 1896, La Vanguardia mostró el aspecto de un paquidermo primitivo, al que llamaron “dinóceras de la América Septentrional”.

estampa6-

– Terminamos con unos pequeños fósiles que formaron parte de una colección arqueológica en julio de 1913, según relata El diario de Valencia. El Padre Navarro, misionero en Perú, trajo estas piezas a España junto a otras como minerales o prendas de vestir de las tribus del país americano. Se guardaron en el colegio de los Padres Franciscanos de Onteniente.

estampa7

Hemeroteca: El Diplodoco de hace seis millones de años

En la actualidad, tenemos mucha información sobre nuestros antepasados prehistóricos y animales extintos gracias a los libros, internet, televisión, etc. PANGEA quiere recordar cómo era la visión de los medios de comunicación cuando se incrementaron las investigaciones en Paleontología allá por mediados del siglo XIX y principios del XX. En esta ocasión, la hemeroteca nos indica la antigüedad que tenían los fósiles de dinosaurios según informaron los periodistas de la época.

– En diciembre de 1923, el artículo del diario ABC titulado “Los dinosaurios que existieron hace diez millones de años” (firmado por Antonio Luis) narra la expedición del profesor americano Roy Chapman Andrews (del Museo Norteamericano de Historia Natural) a Mongolia para desenterrar una hembra de dinosaurio junto a unos unos huevos fósiles (imagen superior). El texto habla de “animales horribles y antediluvianos” que son “reliquias de una época anterior a Noé”. Los doce huevos hallados “quizá fueron olvidados por alguna cocinera de aquellos tiempos, quien sabe si después de hacer la compra para la familia Noé”. La caravana constaba de dos camiones, 70 camellos, tres coches, ocho norteamericanos y 18 indígenas del desierto de Gobi. El autor lamenta que los huevos estaban ya pasados y la expedición no pudo “saborear uno de los manjares más sabrosos”.

Extraído de la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica

Extraído de la Biblioteca Virtual de
Prensa Histórica

– El 9 de julio de 1908, el Diario de Reus detalla como el Diplodoco “o dinosaurio regalado por el millonario norteamericano Mr Carnegie” fue el centro de atención del Museo de Historia Natural de Paris. En realidad, era una reproducción que costó 500.000 pesetas. “El Diplodoco vivía, según los paleontólogos, hace seis millones de años, año más o menos”, relata la noticia. “Estaba aún lejano el día en que apareció el primer hombre en un Edén de Asia o en que un antropopiteco, más despejado que sus congéneres, inició la historia humana como piensan los incrédulos”, explica el texto. Este dinosaurio se pasaba la vida comiendo y “es una de las infinitas pruebas de que la realidad iguala, y aún supera, a las más fabulosas leyendas”.

– El 4 de enero de 1930, el Correo Extremeño afirmaba que un esqueleto de dinosaurio descubierto en Tánger tenía 300 años de antigüedad. Este descubrimiento parecía “destinado a destruir numerosas teorías referentes al origen de los terrenos del África del Norte”. El esqueleto medía diez metros de longitud y dos de ancho, pero el texto no revela más datos sobre los huesos ni la especie.

Se cumplen 20 años del descubrimiento del rex mejor conservado

Este mes se cumplen 25 años del descubrimiento de Sue, el Tyrannosaurus rex mejor conservado del mundo. Se trata del rex más grande y más completo que existe hasta la fecha, y fue descubierto por casualidad en agosto del año 1990.

La buscadora de fósiles Sue Hendrickson se encontraba eN aquél entonces excavando en Dakota. Mientras esperaba a que reparasen un problema de neumáticos en su vehículo para marcharse, se alejó de la zona  por una pendiente cercana y allí fue donde hizo el descubrimiento que ella misma tilda como el “más importante de su vida”. Cuando reconoció huesos del muslo de un gran saurio carnívoro, supo ver que estaba ante uno de los grandes momentos de la historia paleontológica.

rex sue hendrickson

Al regresar el equipo inmediatamente comenzaron a excavar durante dos semanas y apareció ante sus ojos un rex que conservaba el 90% de sus huesos fosilizados. Fue apodado “Sue” en honor a la paleontóloga.

Hubo entonces ciertos problemas en torno a la propiedad de aquél hallazgo, que llevó al ranchero de la zona y al gobierno hasta los tribunales en una disputa que duró casi siete años. Finalmente, el ranchero fue proclamado dueño legal de los restos que estaban bajo su propiedad, y decidió venderlos en subasta pública en octubre de 1997. El Museo Field de Historia Natural en Chicago, Illinois adquirió el ejemplar por 8,4 millones de dólares, la suma más grande jamás pagada por un fósil de dinosaurio.

Durante dos años el fósil estuvo reparándose y limpiándose y por fin pudo exponerse el 17 de mayo del año 2000. El extraordinario rex mide 12,8 metros de largo.

Confirman que el ser humano sucumbirá en la sexta extinción masiva

Un nuevo estudio de la Universidad de Leeds publicado en Nature Communication  confirma que hemos entrado en la sexta extinción masiva del planeta (podría ser la séptima), y que el ser humano no podrá sobrevivir a ella. Este estudio se suma a los recientes trabajos sobre defaunación actual.

La explotación general del medio ambiente es una fuerza motriz de la extinción actual y las condiciones creadas por la actividad humana han destruido el hábitat de muchas especies.

La tasa de aumento  de desaparición de especies ha aumentado 100 veces respecto de lo que se considera la normalidad, en la que la desaparición se produce a un ritmo lento que varia relativamente muy poco. Esto supone que se ha alcanzado el mismo nivel de desaparición de formas de vida que en las cinco extinciones anteriores.

Cada extinción masiva puede diezmar entre un 50% a un 95% de las formas de vida, y, aunque los humanos podemos contar con más recursos y somos más resistentes que las criaturas que antes habitaron el planeta, todavía somos muy dependientes de la naturaleza para la obtención de alimentos, agua y energía. La falta de recursos naturales produciría en nosotros la misma vulnerabilidad que en especies no dominantes, provocada por un entorno estéril en el que no es posible la supervivencia.

Esperemos que los gobiernos tengan en cuenta los nuevos estudios y tomen las medidas necesarias para ralentizar esta preocupante realidad.

Arte rupestre: Las mujeres pintaron la mayoría de cuevas de España y Francia

Dean Snow, arqueólogo de la Universidad de Pennsilvania, realizó un estudio en las cuevas con pinturas rupestres de España y Francia que arrojó una conclusión sorprendente: la mayoría de las impresiones fueron realizadas por mujeres. Recordemos este trabajo que se dio a conocer en 2013 y que inició un debate cuanto menos, interesante.

El análisis comparativo hecho por Snow del tamaño de las impresiones de los dedos hechos en los muros de las cuevas, reflejaba según este investigador, que fueron las mujeres las mayoritarias en la realización del arte prehistórico. Snow comparó la longitud de los dedos (sobre todo la proporción entre el índice y el anular, y también frente al meñique) y el volumen de la mano. Con un sencillo algoritmo, esos datos arrojaron conclusiones sobre si la mano perteneció a un hombre o una mujer, con una exactitud del 60%.

Así, parece que 24 de las 32 manos analizadas eran femeninas, lo que implicaba que las pinturas hechas desde hace unos 40.000 a 12.000 años de antigüedad presentaban un 75% de manos de mujeres. El manos21--644x362estudio reflejó además que el dimorfismo sexual era menos marcado que en la actualidad, pero aún así, reconocible.

¿Y por qué anteriormente no se planteó esta posibilidad? La temática de las cuevas hacía pensar que quienes representaron escenas de caza y de animales fueron hombres, llevando a la humanidad a creer que los primeros artistas fueron masculinos. Pero lo cierto es que las mujeres también se involucraban en esta actividad, probablemente en el traslado, despiece y cocinado de los animales. Presuponiendo que no cazaban, es evidente que sí eran capaces de presenciar esas escenas y entender el valor que tenían.

Este estudio abrió el debate científico y supuso la entrada de nuevas reflexiones. Snow comentó que “cuanto más sabemos de estas pinturas más tenemos que replantearnos nuestro conocimiento de aquellas sociedades”.

¿Cómo ha sido y será el aspecto de los continentes de nuestro planeta?

La teoría geológica que explica los cambios en la superficie de la Tierra es la tectónica de placas, que atiende al movimiento de las placas de la litosfera. Esta teoría afirma que las placas tectónicas se desplazan unas respecto a otras con velocidades de 2,5 cm/año, produciendo cambios significativos en el entorno a largo plazo, influyendo en el clima e interactuando entre ellas formando montañas, sismos y actividad volcánica.

Esto nos hace comprender que en el pasado no existían los continentes tal y como los conocemos hoy, y por consiguiente, en el futuro se presume que tampoco serán iguales. Ahora, gracias a este breve vídeo del Project Evanston, podemos ver resumida la historia geológica de la Tierra durante 3.300 millones de años y además, avecinarnos 300 millones de años en el futuro de nuestro planeta. La primera reflexión que surge innata es que lo que vemos y lo que somos no es más que un instante en el planeta que habitamos.