Descubren un antepasado gigante de los mamíferos que vivió con los dinosaurios

Por lo que sabíamos hasta ahora, los antepasados de los mamíferos no convivieron con los dinosaurios. Sí lo hicieron los mamíferos propiamente dichos, pero su tamaño era el de una comadreja o una ardilla. Ninguna especie llegó a tener cierto grado de gigantismo, de hecho, en el origen de la era de los dinosaurios, ni siquiera los dinosaurios superaban los tres metros.

Sin embargo, todo lo que creíamos saber ha cambiado. (De nuevo). Un equipo de paleontólogos ha descubierto los restos de un animal del tamaño de un elefante que vivió hace unos 210 millones de años, durante el período Triásico. Ninguna otra especie de su grupo se acercó a ese tamaño.

La nueva especie ha sido encontrada en Polonia, y ha sido bautizada como Lisowicia bojani. Este animal era un sinápsido, un grupo de reptiles “con forma de mamífero” del que después se originaron los “verdaderos mamiferos”.  A pesar de no ser nuestros ancestros directos, sí eran parientes nuestros, según explica Gregorz Niedzwiedzki, paleontólogo de la Universidad de Uppsala (Suecia) y coautor de un estudio.

El trabajo con los restos comenzó en 2007, y hasta ahora se han recuperado unos 100 huesos de al menos dos especímenes de la nueva especie. Los resultados del estudio, publicados en la revista Science, explican que este mamiferoide alcanzaba los 5 metros de largo y las 9 toneladas de peso. Los sinápsidos más grandes que se conocían hasta ahora medían unos 3,5 metros y no llegaban a las 2 toneladas. Por eso son tan sorprendentes las dimensiones de esta nueva especie, que rivalizaba en tamaño con los primeros dinosaurios hervíboros de su entorno.

La nueva especie es el mayor animal de cuatro patas que vivió en el Triásico, junto a los dinosaurios. Su linaje desapareció con él. Tal vez, su gran tamaño le ayudó a sobrevivir, hasta que los depredadores y hervíboros del entorno alcanzaron tallas mayores, perdiendo su ventaja para la supervivencia.

El hallazgo de esta especie demuestra que los parientes lejanos de los mamíferos siguieron coexistiendo en sus ecosistemas con los dinosaurios. Los mamíferos no alcanzarían tallas tan grandes hasta 150 millones de años después, una vez desaparecidos los dinosaurios.