El cerebro fosilizado de hace 500 millones de años

Groenlandia. Período Cámbrico. Un habitante de los océanos llamado ‘Kerygmachela‘ respira por última vez. 500 millones de años después, un equipo científico ha localizado su cerebro, un órgano diminuto con terminaciones nerviosas hacia los ojos y apéndices frontales.

Poco se conoce de los seres vivos en el inicio de su andadura por el planeta. Los océanos comenzaban a llenarse y diversificarse. Y parece que desde el comienzo habían desarrollado rápidamente muchos de los órganos que hoy tienen los animales vivos.  Kerygmachela es un ejemplo más de un ser complejo primitivo.

El animal contaba con 11 pares de aletas y una larga espina trasera. Su cabeza, redondeada, estaba situada entre los apéndices frontales. Dentro, poseía un diminuto cerebro aparentemente simple, pero con interesantes terminaciones nerviosas. Así lo atestigua el estudio publicado en  Nature Communications  que describe 15 fósiles procedentes del yacimiento cámbrico de Sirius Passet.

Gracias a la increíble conservacaión de los fósiles analizados, el equipo ha podido concluir que estos animales ya poseían la parte principal del cerebro tripartito de los artrópodos vivientes. Jakob Vinther de la Universidad de Bristol y uno de los investigadores del estudio, destaca la función de las terminaciones nerviosas hacia los ojos del animal prehistórico, y plantea la posibilidad de que los ojos complejos evolucionaran a partir de los ojos simples u ocelos presentes en los onicóforos y en los tardígrados, y no a través de la incorporación de un conjunto de miembros modificados, como se creía hasta ahora.