La cría de dinosaurio carnívoro mejor conservada del mundo

Después del descubrimiento del dinosaurio adulto mejor conservado del mundo, y con las últimas noticias de nuevos descubrimientos de ejemplares herbívoros en condiciones extraordinarias de conservación, queremos recordar un llamativo descubrimiento que tuvo lugar en Alemania. Con el 98% del cuerpo conservado, esta cría de un año de edad y 72 centímetros de longitud es la más completa encontrada hasta la fecha.

El hallazgo, de por sí ya extraordinario, pues la preservación de crías es extremadamente rara, muestra además restos de piel e incluso de pelo. Oliver Rauhut, comisario de la Colección de Paleontología y Geología de Baviera y jefe del equipo científico que encontró el ejemplar, afirmó que no está clara la filiación del animal, siendo un carnívoro bípedo que vivió hace 135 millones de años.

Los trabajos del equipo de paleontólogos duraron cerca de dos años, terminando en 2011 y obtuvieron una importante recompensa: este fósil es todavía considerado como el segundo en relevancia hallado en suelo alemán después del Archaeopteryx.

El desierto del Sáhara ofrece al mundo un nuevo dinosaurio perfectamente conservado

La evolución de los dinosaurios del final de la era de estos animales en África era, hasta ahora, un misterio, debido en parte a la frondosa vegetación de algunas zonas que dificultaba el trabajo de búsqueda de restos fósiles. Si bien se iban localizando dinosaurios que ayudaban a entender su evolución, todavía quedaban muchas incógnitas sin resolver. Ahora, con el nuevo descubrimiento del desierto egipcio, comienzan a despejarse esas lagunas.

Un equipo de científicos dirigidos por Hesham Sallam del departamento de Geología de la Universidad de Mansoura ha descubierto en el desierto del Sáhara, en Egipto, una nueva especie de dinosaurio herbívoro titanosaurio de tamaño moderado, con cuello largo y placas óseas incrustadas en su piel, al que han llamado Ansourasaurus shahinae.

La extraordinaria buena conservación del fósil le ha convertido en un ejemplar clave para abordar temas resbaladizos sobre el registro fósil y la paleobiología en África, y mostrando, como afirma Gorscak, que los últimos dinosaurios de África no estaban completamente aislados y mantenían conexiones con Europa. Esta estrecha relación de Mansourasaurus con titanosaurios coetáneos eurasiáticos indica que la dispersión terrestre de vertebrados ocurrió entre Eurasia y el norte de África después de la separación tectónica de este último de América del Sur, hace unos 100 millones de años. El estudio, publicado en la revista Nature Ecology and Evolution, contradice así la hipótesis de que las faunas de dinosaurios de la parte continental africana estaban completamente aisladas durante el Cretácico posterior al Cenomaniense.

Descubierta una extraña araña con cola que convivió con los dinosaurios

El período Cretácico se está revelando como un período verdaderamente terrorífico en lo que a creación de criaturas se refiere. Y no estamos hablando de los extraños dinosaurios que desarrollaron todo su esplendor y diversidad en aquél tiempo, sino de los extraordinarios insectos que vivieron entre ellos.

Un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto Paleontológico y el Departamento de Geología de la Universidad de Kansas (EE.UU.) ha encontrado cuatro ejemplares de una extraña especie de arácnido que vivió hace 100 millones de años y que presenta una característica única que no conserva ninguna araña actual: una larga cola o flagelo conservado perfectamente en el ámbar de Myanmar, Birmania, y que podría tener fines sensoriales y funcionar como las antenas. Este arácnido, que mide unos 5,5 milímetros de longitud corporal, ha recibido el nombre de Chimerarachne, tomado de la Quimera, esa criatura mitológica griega compuesta de varios animales.

El estudio, publicado en  Nature Ecology & Evolution confirma que esta especie es intermedia entre las arañas primitivas que carecían de hileras de producción de seda y las posteriores que perdieron la cola y ya poseían órganos de rotación. Es poco probable que Chimerarachne produjera seda, pero ya tenía las hileras de producción  desarrolladas.

El hábitat en el que vivió esta araña era muy similar al actual en Myanmar, siendo una selva tropical, lo que hace creer a los autores del estudio que siendo una criatura tan pequeña y estando muchas regiones todavía poco estudiadas, aún puedan quedar especímenes vivos en la actualidad.