Técnicas de camuflaje de insectos que convivieron con los dinosaurios

Los insectos continúan fascinándonos hoy con sus conductas complejas y su exitosa anatomía. Ahora, gracias una nueva investigación, podemos conocer mejor su gran capacidad de camuflaje, gracias a nuevas evidencias fosilizadas.

Un equipo de investigadores del Instituto Nanjing de Geología y Paleontología de la Academia de CHRYSOPIDAE2Ciencias de China ha encontrado 35 insectos pertenecientes al Cretácico conservados ámbar birmano, francés, y libanés. La gran peculiaridad de este hallazgo y el consiguiente estudio publicado en Science Advances, es que estos insectos eran portadores de desechos.

Esto significa que ya en el Cretácico eran capaces de reconocer, recopilar y acarrear en su cuerpo materiales con el objetivo de camuflarse de posibles depredadores o acechar a sus presas sin ser vistos. Además, habían sufrido adaptaciones evolutivas para que sus características morfológias les permitieran dicha protección.

Los hallazgos que apoyan el estudio incluyen larvas crisopas (Chrysopidae), mirmeleóntidos (Myrmeleontidae) y redúvidos (Reduviidae) como chinches asesinas (Triatoma infestans). Se ha encontrado en ellos exoesqueletos de insectos, granos de arena, polvo del suelo, tricomas de hojas de helechos, fibras de madera, y otros desechos vegetales.

Los resultados del estudio arrojan luz sobre el comportamiento de los insectos que ya desde el Cretácico medio muestran esta alteración evolutiva, y les relaciona directamente con insectos y plantas de su entorno, lo que ayuda a conocer mejor la biodiversidad en la que vivían. Sinc Bo Wang, autor principal de la investigación, comenta que probablemente se produjeran una serie de incendios forestales durante el tiempo en el que se depositó el ámbar en esta zona, ya que se han encontrado sobretodo hojas de helechos y este es uno de los primeros colonizadores tras un incendio forestal.

IMPRESIONANTE PROYECTO SAURIAN

“Desde las orillas del Mar interior occidental a las vías fluviales, los pantanos de cipreses, bosques abiertos y altísimos bosques de coníferas… En Saurian hemos recreado una porción de la Formación Hell Creek de Dakota del Sur hace 66 millones de años”.

Así se expresan en Saurian, proyecto que Pangea ha decidido ayudar y patrocinar, y que anima a que también patrocines tú y tus amigos o colegas de profesión.

Saurian no es un videojuego más, es un videoujego educativo y de supervivencia de alto nivel, que se opone a la percepción común que se tiene de los dinosaurios y sorprende por el rigor científico que se está logrando para otorgar de realismo al mundo perdido. La masa corporal, la textura de la piel, la velocidad o la locomoción de estos animales ha sido sometida a una amplia investigación con fuentes científicas, y también el equipo ha consultado directamente a expertos como Robert De Palma, la Dra. Victoria Arbour, el Dr. Denver Fowler, el Dr. John R. Hutchinson, el Dr. Matt Wedel, y el Dr. Gregory Wilson.

Entusiastas de los dinosaurios y amantes de los videojuegos se unen como nunca antes, pues es la primera vez que un juego hace honor a todo lo que sabemos acerca de los dinosaurios reales. Desde Pangea os animamos a que le echéis un vistazo y apoyéis esta increíble iniciativa que explora todo un mundo asombroso lleno de dinosaurios y también, claro, otras criaturas del Mesozoico que merodean por los matorrales.

https://www.kickstarter.com/projects/1379624404/saurian-an-open-world-dinosaur-survival-experience?ref=category