El filo serrado de sus dientes fortaleció a los terópodos

¿El secreto del éxito de los terópodos? Sus dientes zifodontes, caracterizados por tener un filo estriado que les permitía separar fácilmente la carne de los huesos de sus presas sin astillar sus propios dientes. Un grupo de investigadores de Toronto y Taiwán han estudiado la estructura de este tipo de piezas dentales en dinosaurios carnívoros bípedos y afirman que la profundidad de los pliegues que presentan fortalecían a los colmillos e impedían que se rompieran cuando desgarraban su alimento.

Así, dinosaurios como el Tyrannosaurus rex y el Allosaurus eran más eficientes de lo que se pensaba manejando a presas de gran tamaño, lo que contribuyó al éxito del grupo como depredadores durante unos 165 millones de años. Además, se descarta la hipótesis de que las grietas halladas en los dientes fósiles se deben al estrés y la presión; más bien son fruto del desarrollo de la dentadura reptiliana y fortalecieron su mordedura.

Tal y como se explica en “Developmental and evolutionary novelty in the serrated teeth of theropod dinosaurs”, estudio publicado en Scientific Reports, los investigadores han examinado los dientes de ocho terópodos mediante un microscopio electrónico de barrido (SEM) y espectroscopia infrarroja, además de analizar los tejidos que componen estos ‘cuchillos de carne’.

dienterex2

Microanatomía de un diente de Gorgosaurus libratus.K. S. Brink

Kirstin Brink, que encabeza esta investigación, ya aplicó anteriormente esta tecnología para descubrir que los dientes zifodontes evolucionaron primero en el dimetrodon, unos 40 millones de años antes que en los dinosaurios terópodos. Sin embargo, los descendientes de este animal cambiaron sus hábitos alimenticios y este tipo de dentadura desapareció en su linaje. Hoy en día, sólo los dragones de Komodo tienen dientes similares, pero los pliegues interdentales no son tan profundos ni presentan capas adicionales de dentina, sustancia que protege contra las fracturas.

Adiós a la datación del carbono 14. Dejará de ser fiable por el calentamiento global

Desde la década de 1940 los científicos han utilizado la datación por carbono para determinar la edad de los fósiles. La técnica se utiliza en campos como la arqueología, la paleontología, la geología y la ecología, utilizando el isótopo carbono-14 (14C) para determinar la edad de artefactos orgánicos de hasta unos 50.000 años de antigüedad.

Sin embargo el calentamiento global podría alterar este sistema de medición hasta el punto de volverlo inservible en las próximas décadas. A esta conclusión ha llegado Heather Graven, profesora de Física Climática y Observación de la Tierra del Imperial College de Londres. El estudio, publicado este mes en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, avecina que la datación por carbono como la conocemos hoy en día ya no será fiable en el año 2030 debido a la gran cantidad de dióxido de carbono que habrá en la atmósfera, que hará que el nuevo material orgánico parezca tener distinta antigüedad en base a los modelos de carbono de hoy.

Para el año 2100, la atmósfera tendrá una edad radiocarbónica “equivocada”, pues mostrará que tiene 2.000 años de antigüedad. Esta paradoja temporal se deberá a las constantes emisiones de combustibles fósiles que están sesgando la polucioncarbono14-2proporción de carbono que los científicos utilizan para determinar la edad de un objeto. Así, en la actualidad, ya se está diluyendo la fracción de dióxido de carbono en la atmósfera que contiene radiocarbono, haciendo que la atmósfera actual parecezca como si tuviera una edad ligeramente anterior, pues el radiocarbono perdido por la desintegración radiactiva que ocurre con el tiempo ya se está presenciando.  Las implicaciones de esta previsión harán poco fiable la distinción entre los nuevos materiales y los fósiles que tengan cientos o miles de años de antigüedad.

Las conclusiones están extraídas teniendo en cuenta “las actuales tendencias de las emisiones, la emisión impulsada por combustibles fósiles que envejecen artificialmente la atmósfera”. Según ha explicado Graven  “es probable que se produzca mucho más rápido y con una magnitud mayor de la esperada”.

Este hallazgo tiene implicaciones importantes para muchas aplicaciones de radiocarbono en varios campos y sin duda alerta sobre una futura desaparición de la medición que revolucionó la arqueología y la paleontología el siglo pasado, y que llevó a Willard Libby a ganar el Premio Nobel por el hallazgo.

Datan el origen de cucarachas, mantis y termitas mediante filogenia molecular

Un equipo de investigadores del Museo Nacional de Historia Natural de París (Institut de systématique, évolution, biodiversité) ha datado el origen de los diferentes grupos de Dictyoptera (cucarachas, mantis y termitas) analizando ADN y fósiles de estos insectos. Su trabajo se basa en la filogenia molecular, que consiste en establecer relaciones de parentesco entre organismos basándose en el estudio de sus ácidos nucleicos.

El origen de las termitas (con sociedades complejas), cucarachas (gregarias) y las mantis (grandes depredadores) es muy controvertido. El equipo francés ha reunido una muestra de 800 especies y 10.000 nucleótidos para redefinir mejor la evolución de los dictiópteros. Así, sus estimaciones apuntan a que el origen de las cucarachas se remonta al Pérmico (275 millones de años aproximadamente), resultado compatible con ciertos fósiles que se alejan de la hipótesis referida a un origen de la especie en el Devónico (400Ma). Mientras, las termitas actuales se diversificaron hace 150 millones de años, a la par que otro grupo de insectos sociales, las hormigas.

mantis

Hymenopus coronatus. Gavin Svenson

El origen más antiguo lo tienen las mantis, que datan de finales del Carbonífero (300Ma), una estimación coherente con ciertos fósiles. No obstante, hubo una diversificación en el linaje de las mantis hace 185 millones de años, posiblemente para ocupar un nicho libre como depredador como consecuencia de la extinción de otros insectos carnívoros (como saltamontes o grillos).

Todas estas conclusiones aparecen en “Phylogeny of Dictyoptera: Dating the Origin of Cockroaches, Praying Mantises and Termites with Molecular Data and Controlled Fossil Evidence”, estudio publicado en PLOS ONE.  Los autores esperan que futuras investigaciones arrojen luz sobre la presencia de estos insectos durante el Triásico y Jurásico.

La Antártida ha preservado durante 50 millones de años el esperma fósil más antiguo conocido

Encontrar fósiles de anélidos (un grupo de invertebrados que incluye a las lombrices de tierra) es poco habitual, ya que es complicado que se conserve el delicado cuerpo de estos animales. Sin embargo, sí que es frecuente hallar capullos fosilizados. Ahora, un grupo de investigadores de Suecia, Italia y Argentina han hallado esperma fosilizado de hace 50 millones de años conservado en una de estas estructuras protectoras de un clitelado (Clitellata). Estos espermatozoides de gusano son el esperma más antiguo encontrado hasta la fecha.

El hallazgo del capullo fosilizado se produjo en la Antártida, concretamente en la isla Marambio, un enclave rico en yacimientos paleontológicos. Los investigadores analizaron unas extrañas marcas superficiales del terreno y, tras consultar con especialistas de anélidos, determinaron que estaban ante espermatozoides.

En el estudio “Fossilized spermatozoa preserved in a 50-Myr-old annelid cocoon from Antarctica”, publicado recientemente en Biology Letters, los autores explican que los espermatozoides encontrados se parecen a los de los gusanos exoparásitos de los cangrejos de río (Branchiobdellida). En la actualidad, este grupo habita en el Hemisferio Norte.

F2.medium

Proceso de fosilización de capullos de clitelados. Benjamin Bomfleur

Los autores afirman que ahora toca revisar otros fósiles en busca de estructuras similares. Los espermatozoides tienen una vida muy corta, por lo que el hallazgo de este esperma del Eoceno es muy singular. El registro fósil más antiguo de células espermáticas conocido hasta la publicación de este estudio tenía una antigüedad de 40 millones de años.

 

Combates entre machos herbívoros existen desde hace al menos 270 millones de años

Investigadores del Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad Witts han conseguido poner fecha al inicio de los combates entre mamíferos herbívoros, similares a los que hoy podemos ver entre ciervos. La fecha no está nada cerca, remontándose al menos a hace 270 millones de años, durante el Pérmico Medio, cuando los ancestros de los mamíferos ya peleaban por las hembras o el territorio.

Ha sido el estudio en profundidad de un fósil descubierto en Brasil hace cuatro años perteneciente a Tiarajudens eccentricus, quien es un ancestro de los mamíferos, el que ha dado con la clave. Este protomamífero tenía unos dientes caninos que sobresalían, y que parecían indicar una dieta carnívora. Sin embargo, al descubrirse un pariente africano de Anomocephauls sin estos dientes, se ha podido reinterpretar el hallazgo brasileño, y se ha descubierto que estas especies eran herbívoras y que los protuberantes caninos de ninguna manera eran usados para alimentarse, por lo que sólo podrían usarse durante peleas con sus rivales al modo en que otros mamíferos con protuberancias craneales hacían.

El estudio ha sido publicado en Open Science y es un nuevo ejemplo de reinterpretación de lo que ya había sido aceptado utilizando comparativas de especies relacionadas que superan el propio continente. Esto amplía también la posibilidad de que otro grupo de mamíferos fósiles, los dinocefalianos, también usaran sus cabezas en combates, pues presentaban en sus frentes algunos huesos engrosados masivamente.

El linaje humano podría haber evolucionado de un antepasado no arbóreo

Los chimpancés y orangutanes actuales han evolucionado a partir de un antepasado adaptado al medio arbóreo y hasta ahora se pensaba que los homínidos iniciaron su andadura descendiendo de los árboles, momento en el que sus manos quedaron libres de la locomoción al adquirir la posición bípeda y comenzaron a usarse para fabricar herramientas, lo que mostraría una evolución en ellas hasta tener el aspecto que hoy presentan.  Sin embargo, esto podría no ser así, teniendo en cuenta el último estudio realizado por el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP), que ha investigado la evolución de la mano humana.

El estudio, liderado por Sergio Almécija, investigador del ICP y de la George Washington University (EEUU), ha analizado en detalle la longitud de los huesos de las manos de más de 250 primates actuales y extintos, incluyendo al Homo sapiens y especies extintas de simios y también homininos como Ardipithecus ramidus, Australopithecus sediba y neandertalensis. La conclusión es que manos comparativa ICPnuestro ancestro tenía unas manos relativamente cortas y muy parecidas a la de los humanos actuales, habiendo evolucionado muy poco en 6 millones de años, siendo una de las estructuras más primitivas de nuestro esqueleto y no viéndose afectada por el uso de herramientas. El estudio, publicado en la revista Nature Communications, concluye precisamente que la mano humana no evolucionó específicamente conforme nuestros antepasados comenzaron a usar útiles de piedra, como se creía hasta ahora. Sergio Almécija ha explicado que se debe proponer “una visión de la evolución de la mano radicalmente diferente de la que hemos tenido en los últimos 30 años”.

Los resultados tienen grandes implicaciones en el entendimiento del origen de la pinza de precisión de los humanos, que existiría antes de que se hiciera uso de ella al adquirir las capacidades cognitivas suficientes para desarrollar utensilios. Las conclusiones, además, se adentra en la posibilidad de que nuestro ancestro común no fuese arbóreo, abriendo nuevos interrogantes que deberán ser resueltos.

Hallan en China un nuevo dromeosáurido con avanzadas plumas pero incapaz de volar

La paleontología cuenta con un nuevo raptor en la lista de los dinosaurios descubiertos: Zhenyuanlong suni. Esta especie, de origen chino,  presenta las alas y las plumas más complejas vistas hasta la fecha. Pero no podía volar.

A pesar de poseer plumas similares a las de las aves actuales en las alas y la cola, este nuevo dromeosáurido no podría volar debido a sus brazos cortos y su peso, o al menos no podría volar de la misma forma que las aves ni usando los potentes músculos que actúan hoy en día en el vuelo. Zhenyuanlong suni alcanzó los 1,65 metros de longitud y los 20 kilos de peso (según las estimaciones de los investigadores) y sus alas eran cortas en comparación con otras especies de la familia.

En el estudio “A large, short-armed, winged dromaeosaurid (Dinosauria: Theropoda) from the Early Cretaceous of China and its implications for feather evolution”, publicado de forma abierta en Scientific Reports, los paleontólogos Junchang Lü (Chinese Academy of Geological Sciences) y Stephen L. Brusatte (Universidad de Edimburgo) sugieren que las plumas de este dinosaurio de hace 125 millones de años eran usadas al estilo de los pavos reales actuales.

Zhenyuanlong2

Ilustración de Zhenyuanlong suni. Chuang Zhao/ SINC

Fueran para cortejo o para incubar huevos, las plumas de esta nueva especie se disponen en forman capas a partir de un eje central y no son de tipo filamentoso (parecido al pelo), como tienen otros dinosaurios con plumas. Los autores señalan que su investigación indica que existe una enorme diversidad en el linaje de los dinosaurios con plumas.

El esqueleto casi completo del ejemplar de Zhenyuanlong suni fue hallado en la región china de Liaoning, donde se han encontrado numerosos fósiles de dinosauros con plumas en las últimas dos décadas. Son piezas que van encajando poco a poco en la transición de los dinosaurios carnívoros a las aves.

Se busca ayudante de investigación y contrato predoctoral

Acaban de publicar estas dos ofertas que permanecerán vigentes sólo hasta el día 20 de julio. Los interesados deberán contactar con José J. Martínez, del departamento de Geodinámica de la Facultad de Ciencias Geológicas, UCM. Este es el enlace a las dos ofertas, en dónde figura el mail de contacto: Universidad Complutense.

Requisitos mínimos para la candidatura a Ayudante de Investigación para labores de asistencia en trabajos de investigación en el Grupo de Tectónica Activa del Dpto. de Geodinámica de la UCM.:

‐ Licenciado o graduado en ciencias geológicas.
‐ Edad: menor de 25 años.
‐ Inscribirse en el fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Requisitos para optar al Contrato Predoctoral para realizar tesis doctoral en el marco del proyecto INTERGEO: ANALISIS Y MONITOREO DEL COMPORTAMIENTO SISMOGENICO DE REGIONES INTER‐SEGMENTO EN FALLAS ACTIVAS DE DESGARRE: Estudio de las fallas de Alhama de Murcia, España y Zona de falla de El Salvador, Centroamérica. Ref: CGL2013‐47412‐C2‐1‐P.

– Graduado/Licenciado en Geológicas.
– Buen expediente académico.

 

Preocupación en Morella por el abandono de sus restos paleontológicos

El Ayuntamiento de Morella (Castellón) lamenta el abandono y posible rotura del resto paleontológico más importante hallado en la comarca de Els Ports y exigirá responsabilidades. El consistorio denunció en 2012 la situación de este fósil de un gran saurópodo, que tres años después continúa en el mismo estado, lo que pone de manifiesto los incumplimientos que ha tenido la Generalitat Valenciana, según ha informado en un comunicado el Ayuntamiento de Morella.

Según ha publicado últimamente la prensa local, el fósil (unas vértebras) se encuentra abandonado debajo de una escalera del centro educativo de Penyeta Roja de Castellón. Además, estaría partido en dos trozos. Forma parte de los restos hallados en el yacimiento de Sant Antoni de la Vespa en 2008. Es un esqueleto de las extremidades inferiores de un aurópodo que vivió hace más de 120 millones de años (Cretácico Inferior).

El alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés, afirma que “la actuación de la Conselleria de Cultura durante estos años ha sido lamentable y demuestra poco criterio y profesionalidad a la hora de cuidar una pieza única, con una gran importancia histórica”. Por ello, va a exigir a los nuevos responsables de la Conselleria que se solucione esta situación, ya que los restos deberían estar bien almacenados y preparados para una futura restauración. Hace tres años, la Conselleria prometió que en tres meses comenzaría la rehabilitación del fósil. Pero no ocurrió así.

Según El Periódico Mediterráno, en el centro Penyeta Roja hay otro medio centenar de fósiles que forman parte del saurópodo encontrado en Sant Antoni de la Vespa. Tampoco están almacenados de forma correcta.

Yacimiento de Sant Antoni de la Vespa. Ayuntamiento de Morella

Yacimiento de Sant Antoni de la Vespa. Ayuntamiento de Morella

Además, el alcalde de Morella lamenta la falta de ayudas de las administraciones para dinamizar la paleontología en Els Ports. Al parecer, el presidente de la administración provincial anunció hace dos años la inversión de 400.000 euros para dinamizar la paleontología en la zona. En este tiempo, la Diputación de Castellón no ha realizado ninguna inversión ni ha destinado ninguna ayuda para impulsar proyectos paleontológicos en Morella, según informa el comunicado.

En la página web del Ayuntamiento, puede consultarse un breve resumen de los hallazgos paleontológicos de Morella y toda la comarca, desde dinosaurios como Baryonyx o Iguanodon bernissartensis hasta reptiles marinos o fósiles de corales y caracoles.

Vuelven las excavaciones paleontológicas en el megayacimiento de Las Sereas

Conservación, investigación y divulgación. Estos son los objetivos básicos que persigue la XIII Campaña de Excavaciones Paleontológicas en la Sierra de la Demanda (Burgos), cuyos trabajos comienzan mañana 14 de julio y finalizarán el día 28 de este mismo mes.

El Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense (CAS), el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes y la Fundación para el estudio de los dinosaurios en Castilla y León colaboran en esta campaña en el megayacimiento de Las Sereas.

Los trabajos de conservación se centrarán en la limpieza y saneamiento de las grietas en la rocas para impedir el crecimiento de raíces y hielo que puedan afectar a rastros y huellas. Además, para prevenir el deterioro de la excavación, se construirá un murete para desviar el agua de la lluvia y su poder erosivo. El año pasado, se vio que la roca del afloramiento de Las Sereas 8 sufría un deteriodo importante.

En cuanto a las labores de investigación, se pretende continuar con los estudios iniciados en 2014, en una fase previa del proyecto en la que se escaneó un rastro de saurópodo. En esta campaña se quiere documentar con precisión un total de 130 huellas de dos rastros de dinosaurios saurópodos, seis de terópodos y, probablemente, uno de estegosaurio. Así se espera completar el escáner del yacimiento.

Por último, se pretende crear una infraestructura que favorezca actividades de divulgación y que sean un reclamo turístico para la provincia, según ha dado a conocer el Museo de Dinosaurios. Esta fase precisará de una financiación mayor que se espera obtener de instituciones públicas y privadas.

El equipo de excavación estará formado por  unos 25 investigadores de diversas universidades de España (más un participante de la Universidad de Ferrara de Italia), del CAS y del Museo de Dinosaurios.