Geolodía 15: Rutas para conocer cómo ha cambiado el terreno español durante millones de años

El imperio romano realizó prospecciones geológicas en la provincia de León en busca de oro hace más de 2.000 años. Sin embargo, las personas de esa época no sabían que estaban explotando una zona que había estado bañada por un océano antiguo hace 500 millones de años y que estuvo cubierta por volcanes explosivos que reventaban en la superficie repentinamente. Y así pasó por toda la Península Ibérica. Geolodía 15 explicará todas estas características climáticas, biológicas y hasta culturales que existen actualmente en nuestra geografía mediante una serie de actividades gratuitas para todos los públicos.

Las excursiones tendrán lugar los días 9 y 10 de mayo. Algunos ejemplos son: “Huelva: mar y playa durante los últimos 10 millones de años” (Huelva); “De Murero a Daroca: Un paseo de 540 millones de años” (Zaragoza); Vallehermoso: visita a las entrañas de la isla” (La Gomera); “500 millones de años de historia en el valle del Eria” (León); “Sinclinal de Vallcebre. La extinción de los dinosaurios y la formación del Pirineo” (Barcelona); “Rocas y relieves continentales que nos hablan del pasado” (Madrid); “Arroyo Cerezo: arrecifes y arenas blancas tropicales de finales de Jurásico” (Valencia); “Lagos y ríos de 25 Millones de años” (Mallorca); y “Aprendiendo a leer las rocas: el Cretácico de Txoritokieta-San Marcos.” (Guipuzkoa).

Erosión del río sobre piedras volcánicas. Javier F. Lozano.

Erosión del río sobre piedras volcánicas. Javier F. Lozano.

Los organizadores han habilitado una página web para consultar la lista completa de los lugares y los días de las actividades de Geolodía 15. 

Javier Fernández, uno de los investigadores responsables del evento, explica que Geolodía “pretende acercar a la sociedad la geología y la profesión de geólogo, se realiza en lugares interesantes por su entorno y se proporciona una información rigurosa a nivel divulgativo. Es también una manera de sensibilizar a la población sobre la importancia y necesidad de proteger nuestro patrimonio geológico”, según informa la Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología (DICYT).

El primer Geolodía se celebró en Teruel en 2005 y la idea tuvo tan buena acogida que poco a poco se fue extendiendo con el apoyo de la Sociedad Geológica de España (SGE), la Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra (Aepect) y el Instituto Geológico y Minero de España en colaboración con la FECYT.

Os dejamos un aperitivo de cómo será Geolodía en León:

Yi qi, nuevo dinosaurio chino con alas de murciélago

Últimamente algunos hallazgos paleontológicos parecen estar aportando estudios sumamente extraños que parecen contradecir lo establecido científicamente. Dinosaurios nadadores, terópodos herbívoros, y ahora, dinosaurios con membranas alares. Tengamos cuidado en este punto y recordemos que detrás de cada noticia, por muy curiosa que parezca, está el riguroso trabajo llevado a cabo por los paleontólogos.

Dicho esto, vamos a presentarles a este dinosaurio único hasta ahora, y las conclusiones del trabajo de Xing Yu y su equipo del laboratorio de la Academia China de Ciencias, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista Nature.

Unos campesinos chinos descubrieron los restos de un extraño dinosaurio en sedimentos del Jurásico hace unos 160 millones de años. Los fósiles pertenecían a un animal que evolucionó desarrollando unas alas similares a las de los murciélagos, y lo hizo en el mismo momento en que otros dinosaurios estaban yipi_variosdesarrollando las alas de las aves. Este pequeño dinosaurio, que podría pesar tan solo unos 380 gramos, ha sido bautizado adecuadamente como Yi qi (ala extraña), y pertenece al grupo de los scansoriopterígidos, unos reptiles de gran interés por su relación con los terópodos que dieron lugar a las aves. Yi qi, además de tener unas alas como las de los murciélagos, también presentaba plumaje. Este plumaje es similar al del pavo real, y no parece haber sido adecuado para el vuelo, sino para la exhibición. La mecánica del vuelo de este animal residiría en la estructura de su muñeca. Un largo y extraordinario hueso cilíndrico se proyectaría y albergaría las membranas, tal como hacen las ardillas voladoras o los murciélagos de hoy. Es la primera vez que esto se observa en un dinosaurio, y su interpretación morfológica ha producido cierta polémica.

Los autores del estudio parecen aceptar en sus conclusiones que este dinosaurio aleteaba. Cómo podría hacerlo, queda todavía sin poder interpretarse claramente. La parte inferior de este dinosaurio no se ha preservado, y por tanto, para su reconstrucción, ha sido preciso ayudarse de otros dinosaurios scansoriopterígidos. Además, parece que el centro de masa de su reconstrucción no es del todo congruente con el centro de vuelo del animal, pues se encuentra casi en la pelvis y no en los hombros, con lo que podría perder el equilibrio.

Chilesaurus diegosuarezi, un extraño terópodo herbívoro del Jurásico de Chile

Ayer se presentó en Chile a un extraño dinosaurio herbívoro del Jurásico que ha sido calificado como “mosaico evolutivo”. Se trata del Chilesaurus diegosuarezi, cuyo curioso nombre pertenece a una criatura que tiene una mezcla de los tres linajes principales en que se dividen los dinosaurios: terópodos, como el Tyrannosaurus rex; sauropodomorfos, como el Brontosaurus; y los ornitisquios, como el Triceratops.

Hay que tener en cuenta que los terópodos eran los depredadores principales en la mayor parte del Mesozoico. Sólo unos cuantos terópodos se conviertieron en vegetarianos, pero esto ocurrió a finales del Cretácico, como pudo ser el caso del Therizinosaurus. Así que esta nueva especie chilena se adelantó millones de años y modificó su dieta.

Las piezas de este extraño espécimen de hace 148 millones fueron halladas en 2004 por Diego Suárez, un niño de siete años, cerca del Lago General Carrera (Chile) durante un trabajo de campo de sus padres, dos geólogos chilenos. Al principio, parecía que era un yacimiento con varias especies, pero una investigación en profundidad descubrió que los fósiles pertenecían a un único espécimen.

Un extraño terópodo hervíboro. Gabriel Lío.

Un extraño terópodo hervíboro. Gabriel Lío.

El Chilesaurus diegosuarezi fue presentado por el equipo de paleontólogos liderado por Fernando Novas, investigador principal de CONICET en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” y por Manuel Suárez, director de la Carrera de Geología de la Universidad Andrés Bello (Chile) y padre del niño que descubrió los restos y en cuyo honor fue bautizado este nuevo dinosaurio.

“La combinación de una cabeza pequeña, dientes de hoja o espátula (para cortar hojas) y las patas robustas son todos rasgos inusuales para los terópodos”, explica Novas. “Nadie esperaba descubrirlo, en ninguna parte del mundo”, asegura el paleontólogo, según ha informado el CONICET.

“An enigmatic plant-eating theropod from the Late Jurassic period of Chile” es el título del estudio, publicado en Nature, donde se detallan todas las características del esqueleto del Chilesaurus diegosuarezi. 

Se descubre la existencia de una sexta extinción masiva

La Tierra ha conocido cinco grandes extinciones desde que se originó la vida en el Cámbrico. O eso es lo que hasta ahora pensaban los paleontólogos.

David P. G. Bond, paleontólogo de la Universidad de Hull en el Reino Unido,  ha publicado los resultados de su estudio en el boletín de la Geological Society of America. Según el estudio, parece haber existido una gran extinción global producida hace unos 260 millones de años, en el final de la era geológica del Captiense, antes de la extinción del final del Pérmico que dio inicio a la Era de los Dinosaurios.

Hasta ahora, únicamente había rastro de esa crisis en latitudes ecuatoriales y se planteaba la posibilidad de que fuese un evento regional. Sin embargo, el nuevo estudio ofrece evidencias de mortandad masiva en aguas frías y profundas en lo que hoy es Spitsbergen, la isla más grande del archipiélago de Svalbard en la costa Noruega en el Océano Ártico. Combinar este hallazgo con la evidencia previa en el mismo período, sugiere que las dos regiones estaban experimentando los mismos cambios en la química del océano al mismo tiempo y se podría hablar de una catástrofe a nivel mundial.

El posible desencadenante sería un conjunto de antiguas erupciones volcánicas en China, que se solidificó en rocas llamadas las Trampas Emeishan. Los basaltos de inundación habrían liberado enormes cantidades de azufre y dióxido de carbono, lo que puede causar un enfriamiento global rápido seguido de un período de calentamiento global. Los gases también podrían haber impulsado la acidificación y el agotamiento del oxígeno en los océanos, lo que puede verse en la pérdida generalizada de carbonatos.

Bond afirma que los nuevos datos consolidan la crisis del Pérmico Medio como una verdadera “extinción masiva” que debería incluirse en el Big 5. Esto implicaría que se produjo una crisis global solo ocho millones de años antes de otra gran crisis global, lo que produce ciertas dudas sobre si se trató de una tendencia gradual en el camino a la extinción del final del Pérmico. Pero Bond lo niega, pues en los estratos puede verse que la mayoría de los foraminíferos y muchas especies de braquiópodos fueron exterminados para luego recuperarse antes de la nueva extincion. El equipo señala también que los cambios similares en los niveles de isótopos se produjeron en las dos partes del mundo al mismo tiempo. Desgraciadamente, los sistemas de datación isotópica son demasiado inciertos para proporcionar una fecha absoluta útil.

Bond está estudiando ahora los registros fósiles en Rusia y Groenlandia que podrían consolidar más sus argumentos de un desastre globalizado. Será interesante conocer más datos sobre este proceso enigmático en la historia de la Tierra.

Nuestro adiós a una gran dama de la paleontología: Zofia Kielan-Jaworowska

Hoy se cumplen 90 años del nacimiento de una gran polaca que permanecerá para siempre en nuestra memoria. Nos referimos a la pionera y gran enamorada de la ciencia, con cuyo ejemplo de vida se forjaron tantas vocaciones paleontológicas: Zofia Kielan-Jaworowska. Para todos aquellos que hoy quieran recordarla, y para quienes comiencen ahora a conocerla, debemos recorrer su larga y próspera vida en un corto espacio. Por eso os animamos a seguir el trabajo de esta notable polaca más allá de esta síntesis-homenaje, indagando en su vida y obra, llena de trabajos analíticos y descriptivos.

VALENTÍA DURANTE LA OCUPACIÓN NAZI

Nacida el 25 de abril de 1925, tuvo una infancia normal hasta que la irrupción de la póltica nazi cambió su vida. Con solo quince años, tomó un valiente camino siendo miembro activa de la Resistencia Polaca contra la barbarie nazi y sirviendo como médico a los heridos. La joven también comenzó a asistir a las conferencias que daba el paleontólogo Kozlowsky, gracias al cual fue guiada luego en sus primeros trabajos. Entró en la Facultad clandestina de Matemáticas y Ciencias Naturales de la Universidad de Varsovia, a pesar de estar prohibida la educación superior durante la ocupación, y terminó sus estudios, obteniendo el doctorado en Paleontología y Máster en Zoología por la Universidad de Varsovia, donde más tarde se d12c0bbc2a65378c61108e90b340f5bfconvirtió en profesora.

LAS EXPEDICIONES POLACAS A MONGOLIA (1963-1971)

Finalizada la guerra, y con el departamento de geología de la Universidad de Varsovia destruido, se encontró participando y pronto dirigiendo expediciones al Desierto del Gobi en Mongolia. De 1963 a 1971, estas famosas expediciones desenterraban un fósil tras otro, incluyendo dinosaurios de cuello largo, dinosaurios de pico de pato, dinosaurios tipo avestruz, tipo tiranosáurido y mamíferos del Cretácico y Terciario temprano. Sólo en 1965, su equipo envió más de 20 toneladas de fósiles de vuelta a Polonia, incluyendo los restos de un nuevo dinosaurio hasta ese momento desconocido, con una garra terrorífica, que luego se llamaría Deinocheirus (no dejéis de ver la reciente noticia sobre su verdadero aspecto). El mismo verano que su equipo encontró los Protoceratops y maniraptora, una tormenta de arena malhirió a Zofia y le perforó un tímpano. La investigadora regresó a Varsovia para la cirugía y sin reposo, volvió al Gobi y siguió trabajando.

Estas expediciones, han sido mundialmente reconocidas y se consideran las mayores expediciones paleontológicas en el mundo. No hay estudios sobre el terreno que hayan hecho una mayor contribución a los descubrimientos modernos, y la que mejor las representa es Zofia Kielan-Jaworowska.

Ella habría deseado comenzar estudiando aquellos vertebrados fósiles, pero las circunstancias le hicieron orientarse primero hacia los invertebrados. Los trilobites (del Devónico y Ordovícico en la Europa Central), luego graptolithes y finalmente los corales. Después de esto, se centró en lo recolectado en sus conocidas expediciones, y descubrió nuevas especies de dinosaurios, aves, tortugas, cocodrilos, lagartos y mamíferos multituberculados.  Kielan-Jaworowska terminó siendo una reconocida experta en mamíferos del mesozoico.

LOS MAMÍFEROS COEXISTIERON CON LOS DINOSAURIOS

Descubridora de la gran diversidad de los primitivos mamíferos de la era secundaria, debemos a ella el cambio de paradigma sobre el surgimiento de estos animales. Durante muchos años, los científicos creían que los primeros mamíferos placentarios (representados por el grupo al que pertenecen la gran mayoría de los mamíferos actuales, incluidos los seres humanos) aparecieron en la Tierra de repente, justo después de la extinción de los dinosaurios. El trabajo de Kielan-Jaworowski permitió confirmar que nuestros antepasados ​​vivieron al mismo tiempo que los grandes reptiles. La historia evolutiva de los mamíferos que vivieron a la sombra de los dinosaurios, un tema de rabiosa actualidad, no despertaba demasiado interés en comparación con la historia evolutiva de los mamíferos tras la extinción de los dinosaurios, cuando se produjo su apogeo y pasaron a ser el grupo dominante. zofiaSin embargo, esta gran investigadora logró captar atenciones hacia el amanecer del grupo y su extraordinaria obra “Mamíferos de la Edad de los Dinosaurios” fue premiada por la Fundación para la Ciencia de Polonia. Kielan-Jaworowski supo siempre poner en perspectiva las diferentes etapas de la emergencia de estos pequeños animales, que vivieron tanto tiempo al amparo de los dinosaurios y que poblaron con gran éxito todos los continentes.

Kielan-Jaworowska ha sido un ejemplo de perseverancia y ha sido la primera mujer en servir en el comité ejecutivo de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas. Ha sido también miembro de la Academia Noruega de Ciencias y Letras y galardonada con la medalla Romer-Simpson. La paleontóloga, conocida por ser una gran escuchadora, se marchó el pasado marzo dejándonos para la posteridad su obra y esa sonrisa que escondía una vida de pasión y entrega.

 

Bolivia quiere que las 10.000 huellas de dinosaurio de Cal Orcko sean Patrimonio Natural de la Humanidad

Con más de 10.000 huellas de dinosaurio, el yacimiento boliviano de Cal Orcko ostenta un récord mundial que podría declararse Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO. Este reconocimiento podría darse siempre y cuando triunfe la propuesta que va a llevar a cabo el alcalde de Sucre, Moisés Torres, y que apoyará el paleontólogo suizo Christian Meyer, el cual ha estado trabajando en la zona durante los últimos días.

En el cerro de Cal Orcko, a las afueras de la capital de Bolivia, se encontraron unas 3.000 huellas sobre el terreno en 1998. Años más tarde, en 2006, se registraron más de 5.000 icnitas fósiles de saurópodos y terópodos. Ahora, Meyer, director del Museo de Historia Natural de Basel (Suiza) y un equipo de especialistas han analizado de nuevo la zona durante abril y el resultado preliminar de su exhaustivo trabajo es que hay más de 10.000 huellas. Entre ellas, hay muestras de 50 centímetros, que pertenecieron a Titanosaurus.

Cuando esté listo su informe científico, será presentado ante la UNESCO por la alcaldía de Sucre y la gobernación de Chuquisaca. Los restos están situados en un farallón (roca alta tajada) de cal, de 1,5 kilómetros de largo y 110 metros de altitud. Miles de turistas visitan cada año el Parque Cretácico donde se halla Cal Orcko.

Bolivia ya se postuló en 2009, pero retiró su candidatura debido a que en la zona operaba una empresa que explotaba piedra caliza (para elaborar cemento). Se supone que ahora la fábrica ejerce su actividad en otro lugar. Si el yacimiento consigue ser declarado Patrimonio Natural de la Humanidad, su conservación se vería reforzada.

Las características placas de los estegosaurios diferían entre hembras y machos

Los machos y hembras de Stegosaurus pudieron haber tenido distintas placas óseas a lo largo de su cuerpo. Se trata de un caso de dimorfismo sexual en dinosaurios que ha estudiado Evan Thomas Saitta de la Universidad de Bristol (Inglaterra).

Las diferencias anatómicas entre machos y hembras de la misma especie son habituales en los animales de hoy en día, pero es complicado determinar el dimorfismo sexual en los dinosaurios. El autor de “Evidence for Sexual Dimorphism in the Plated Dinosaur Stegosaurus mjosi (Ornithischia, Stegosauria) from the Morrison Formation (Upper Jurassic) of Western USA”, estudio publicado en PLOS ONE, ha analizado a un grupo de Stegosaurus mjosi y concluye que los ejemplares con placas óseas anchas y redondeadas son machos mientras que las hembras pudieron tener placas más largas y estrechas. Las placas de algunos machos llegaban a ser un 45% más grandes que las de sus compañeras femeninas.

Dimorfismo sexual (macho a la izquierda). Saitta

Dimorfismo sexual (macho a la izquierda). Saitta

La familia de los estegosáuridos (Jurásico Superior) es conocida por estar compuesta por pesados herbívoros con un par de filas de placas óseas sobre su espalda, además de espinas en la cola. A través de TACs y análisis en microscopio, Evan Saitta determina que las diferencias entre las placas no son resultado del crecimiento, ya que en ambas variedades el tejido óseo había dejado de crecer. Tampoco eran especies distintas ni los individuos presentaban una combinación de ambas placas, ya que el investigador ha estudiado también ejemplares solitarios de Stegosaurus que sólo presentaban un tipo de placas.

Este nuevo conocimiento permitirá concebir una imagen más clara del comportamiento de este grupo de dinosaurios. Saitta especula, además, sobre el motivo de las diferencias: los machos, con placas más grandes y anchas, dependían de su ornamentación para atraer a las hembras; éstas pudieron usar sus “espinosas” placas para disuadir a posibles predadores.

Los terópodos tenían ‘pies de gallina’

Un análisis de restos de piel de “Pepito”, el dinosaurio jorobado de Cuenca, revela que los pies de los dinosaurios terópodos estaban recubiertos por una estructura de escamas similar a la de las aves modernas. Se podría decir que los carnívoros bípedos tenían patas de gallina. Es común que las reconstrucciones de dinosaurios realizadas por paleoartistas para el cine, el cómic o la ilustración científica presenten escamas que recubren los pies (al estilo de cocodrilos o aves modernas),  pero no había evidencias directas de este hecho.

Este es el objeto de estudio de la investigación desarrollada por paleontólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (Elena Cuesta y José Luis Sanz), del Grupo de Biología Evolutiva de la UNED (Francisco Ortega) y del CONICET- Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología de Argentina (Ignacio Díaz-Martínez). En “Did all theropods have chicken-like feet? First evidence of a non-avian dinosaur podotheca”, artículo publicado en Cretaceous Researchlos científicos analizan los restos de piel asociados a la extremidad posterior del terópodo Concavenator corcovatus del yacimiento de Las Hoyas (Cuenca), que permite establecer y reconstruir con rigor científico la estructura de escamas que cubría el pie de este espécimen.

Los autores analizaron las impresiones de piel asociadas al pie derecho de Concavenator y lo compararon con el resto del registro fósil, así como con la podoteca (estructura de escamas en los pies) de los organismos actuales emparentados con los dinosaurios (cocodrilos y aves). Así, identificaron en “Pepito” los mismos elementos que tienen las aves, es decir: tres tipos distintos de escamas; la ordenación de éstas; el desarrollo de almohadillas plantares con la misma disposición que en aves como los avestruces y la presencia de un estuche córneo que formaría las garras de los dedos, según ha dado a conocer la Universidad Autónoma de Madrid.

La existencia de una estructura tan similar a la de las aves modernas en Concavenator implica su aparición en una etapa temprana de la evolución del linaje que da lugar a las aves actuales y su probable presencia en todos los terópodos no avianos. Los autores afirman que este descubrimiento permitirá interpretar desde un nuevo punto de vista el registro de huellas de dinosaurio carnívoros.

El día de la Tierra: Orígenes del planeta y de la vida

El 85% de la Historia de la vida en la Tierra ha estado marcada por la existencia de seres unicelulares. La explosión de las especies complejas es, en realidad, una breve parte de lo que ha significado la vida en nuestro planeta.

Hoy, para celebrar el día de la Tierra, os dejamos estos apasionantes documentales que narran la historia del planeta que hoy habitamos, desde su formación hasta que engendró vida. Os recordamos sus cambios a través del tiempo, la lucha de sus formas de vida por la supervivencia y la necesidad de conservar lo que tenemos.

Hallan 43 huevos fosilizados en la “ciudad de los dinosaurios de China”

Encontrar 43 huevos de dinosaurio fosilizados, 19 de ellos intactos, parece algo increíble. Pero en Heyuan, la ciudad china donde el pasado domingo unos obreros realizaron este hallazgo, están acostumbrados. No en vano, se conoce al lugar como “la ciudad natal de los dinosaurios en China”.

El reciente descubrimiento ocurrió mientras un grupo de obreros trabajaban en unas obras de una calle de Heyuan, en la provincia china de Guangdong. Tras la sorpresa inicial, un grupo de arqueólogos se acercó al lugar y, tras dos horas de esfuerzo, lograron desenterrar los huevos, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Son huevos grandes; alguno alcanza los 13 centímetros de diámetro. Todavía se desconoce a qué especie pertenecen, pero se espera llegar a alguna conclusión tras su análisis. De momento, los huevos permanecerán en el museo arqueológico local para mantenerlos en buen estado de conservación.

En Heyuan, desde el año 1996, se han desenterrado más de 17.000 huevos de dinosaurio. En 2005, la ciudad entró en el Libro Guinness de los Récords tras encontrarse 10.008 huevos fosilizados. No obstante, las 43 unidades ahora descubiertas suponen el primer hallazgo de este tipo en el centro de la ciudad.