Huesos inéditos del Aragosaurus revelan que el primer dinosaurio descrito en España tiene 145 millones de años

El Aragosaurus campaba hace 145 millones de años por los terrenos que hoy conocemos como Las Zabacheras de Galve (Teruel) 15 millones de años antes de lo que se pensaba. Es una de las conclusiones del estudio “The anatomy, phylogenetic relationships, and stratigraphic position of the Tithonian–Berriasian Spanish sauropod dinosaur Aragosaurus ischiaticus”, publicado recientemente en la revista británica Zoological Journal of the Linnean Society y dado a conocer ayer miércoles 30 de julio en Dinópolis. Así, el Aragosaurus ischiaticus (primer dinosaurio definido en España) vivió en el tránsito del período Jurásico al Cretácico y compartía hábitat (un antiguo delta) con otros saurópodos gigantes, Stegosaurus y diversos carnívoros.

Extracción de la tibia. Fundación Dinópolis

Extracción de la tibia. Fundación Dinópolis

Con motivo de los 30 años de la última excavación en el yacimiento Las Zabacheras, realizada en 1983, y también para estudiar los fósiles del esqueleto de Aragosaurus ischiaticus  que todavía permanecían inéditos, se ha llevado a cabo este trabajo científico, liderado por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis y en el que colaboran José Luis Sanz (Universidad Autónoma de Madrid), autor principal de la nueva especie –que se publicó en 1987-, y científicos del University College de Londres, del Imperial College de Londres y de la Universidad Complutense de Madrid. Su labor ha consistido en subsanar la falta de un análisis detallado acerca de este emblemático dinosaurio saurópodo que incluyese la descripción de todos los huesos conocidos y completara aspectos científicos sobre su anatomía, clasificación y la edad en la que vivió (esta última objeto de debates científicos).

Los nuevos huesos estudiados son una extremidad delantera, un fémur, una falange ungueal (uña), huesos de la cintura escapular y pélvica, 14 vértebras de la cola, chevrones y costillas. Por otra parte, el único diente asignado previamente a esta especie ha sido descartado como perteneciente al Aragosaurus. Según la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, este dinosaurio medía 17 metros de longitud y pesaba 20 toneladas. Se sitúa en el clado macronaria basal, es decir, está emparentado con la familia Camarasauridae de Norteamérica y Brachiosauridae de Norteamérica y África.

Los fósiles hallados en esta nueva excavación estaban cubiertos por más de 4 metros de escombros. Ahora, el interés se centra en analizar los restos vegetales y el polen encontrado en Las Zabacheras y así conocer mejor el ecosistema en el que vivió el “lagarto de Aragón”, cuyos restos se exponen en la sede de Dinópolis en Galve. La tibia se presentará en el 74º congreso internacional de la Society of Vertebrate Paleontologyque se celebrará en Berlín el próximo mes de noviembre.

Hallan evidencias de actividad hidrotermal en la Hoya de Baza durante el Pleistoceno

La Hoya de Baza (Granada) fue una zona con fuerte actividad hidrotermal durante el Pleistoceno. Las consecuencias paleoambientales que tuvieron estas aguas termales propiciaron un alto nivel de productividad biológica y el desarrollo de una comunidad amplia y diversificada de mamíferos. Hipopótamos y otros ungulados, hienas y homínidos convivieron en este territorio de “spas” hace millones de años. Así se desprende de un estudio difundido por la Universidad de Málaga y publicado recientemente en la revista Quaternary Science Reviews (“Hydrothermal activity and its paleoecological implications in the latest Miocene to Middle Pleistocene lacustrine environments of the Baza Basin”).

Un grupo de investigadores de la Universidad de Málaga, liderados por el profesor José Manuel García Aguilar, ha analizado y documentado una serie de evidencias geoquímicas, mineralógicas y estratigráficas que apuntan a la existencia de una fuerte actividad hidrotermal en esta región. De este termalismo, quedan hoy en día vestigios en los balnearios de Alicún de las Torres o de Zújar.

El hallazgo de tales anomalías ligadas a fenómenos hidrotermales (entre las que se incluye la presencia de celestina, depósitos de azufre nativo, arcillas magnésicas, estromatolitos y formaciones travertínicas) permite explicar las características insólitas de la hoya de Baza en el Pleistoceno inferior, como la existencia de un lago que mantenía una lámina de agua permanente durante todo el año. Las precipitaciones que recibe hoy día la región representan tan sólo 350 mililitros al año, por lo que serían claramente insuficientes para recargar este acuífero cuando la cuenca era endorreica. Esto significa que el lago se habría desecado estacionalmente, cosa que ahora parece poco probable. Además, las bajas temperaturas invernales habrían supuesto que sus aguas se congelasen en superficie, lo que imposibilitaría la existencia de ciertos elementos de la fauna, como el hipopótamo gigante del Pleistoceno (Hippopotamus antiquus), especie bien documentada en los yacimientos paleontológicos de la cuenca de Guadix-Baza.

Este megahervíboro, cuya masa corporal duplicaba la de la especie actual, tenía una mayor dependencia del medio líquido, al alimentarse de vegetación exclusivamente acuática. La clave radica en los valores isotópicos recuperados en el colágeno fósil de la fauna de Venta Micena, pues indican que hace un millón y medio de años las precipitaciones en la Hoya de Baza, en torno a unos 800 mililitros, eran bastante superiores a las actuales. Este mayor aporte hídrico, sumado al de las aguas termales, cuyas temperaturas se sitúan en torno a 36ºC, se traduciría en la estabilidad hidrológica del lago, necesaria para la existencia en su entorno de una fauna de marcado carácter subtropical, según los autores.

Dos técnicos del CENIEH trabajan en las excavaciones paleontológicas en la Sierra de la Demanda

Los técnicos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) Theodorus Karampanglidis y Laura Sánchez se desplazaron el pasado domingo 27 de julio al yacimiento de Las Sereas (Quintanilla de las Viñas) para desarrollar los trabajos de colaboración entre la institución burgalesa y el Museo de Dinosaurios salense.

Su idea para los próximos días es realizar un escaneado de los yacimientos de Las Sereas 6 y 7, excavados en campañas anteriores por los investigadores salenses, según ha informado el Museo. Probablemente, también se llevará a cabo un escaneado parcial de Las Sereas 8, actualmente en excavación y que está datado en el tránsito del Jurásico al Cretácico.

Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense (C.A.S)

Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense (C.A.S)

Los técnicos están utilizando tecnología avanzada para colaborar con esta “XII Campaña de Excavaciones Paleontológicas” en la Sierra de la Demanda (Burgos), en la que se explorará hasta finales de mes un nuevo yacimiento de icnitas de dinosaurios. Entre el material utilizado, se encuentra un escáner láser Leica C-10, que trabaja desde cinco puntos diferentes del yacimiento en tomas sucesivas. Un ordenador procesa la información recogida, que permitirá reconstruir fielmente la superficie del yacimiento, incluyendo las huellas de los dinosaurios y cualquier otro tipo de marca o irregularidad de la roca.

Los documentos gráficos digitales generados servirán para medir la distancia entre huellas, su profundidad, hacer perfiles topográficos del yacimiento, hacer réplicas en materiales ligeros de última generación o generar documentos 3D de un gran interés divulgativo. Es, además, una manera de conservar las características del yacimiento, con los datos a salvo del deterioro provocado por factores atmosféricos, erosivos o de otro tipo.

Hasta el momento, se han documentado más de 650 icnitas en el conjunto de Las Sereas, aunque la organización prevé que aumente el número tras esta campaña de excavaciones.

IV CONGRESO INTERNACIONAL DE PALEONTOLOGÍA

ARGENTINA ACOGE EL EVENTO MÁS IMPORTANTE DEL AÑO

EN EL MUNDO DE LA PALEONTOLOGÍA

 

El próximo 28 de Septiembre de 2014 y hasta el 3 de Octubre, tendrá lugar en la Cuidad de Mendoza, el 4º Congreso Internacional  de Paleontología.
Argentina, que cuenta con un enorme patrimonio paleontológico e investigadores de amplia trayectoria, ha conseguido ser la primera sede del continente americano que organiza este evento, gracias a la labor del CONICET y la Asociación Paleontológica Argentina.
El Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) junto con el Centro de Investigaciones de Ciencias de la Tierra (CICTERRA) organizan el evento y el Centro Científico Tecnológico CONICET-Mendoza será la institución anfitriona. 
La Comisión organizadora está dirigida por la Dra. Claudia Rubinstein (Mendoza) y sus colegas las Dras. Claudia Marsicano (Buenos Aires) y Beatriz Waisfeld (Cordoba). 
El congreso reunirá a los más destacados especialistas de todo el mundo, con mas de 20 simposios y alrededor de 900 trabajos. 
Uno de los colaboradores de nuestra revista Pangea, el Doctor Bernardo J. González Riga, organiza el simposio titulado “Sauropod dinosaurs from Gondwana: the evolution of giants” junto con  sus colegas Jorge Calvo (Argentina) y Matthew Lamanna (Estados Unidos). En este foro se analizan los últimos conocimientos sobre los gigantes, los animales terrestres mas grandes que han existido. También se ofrece un viaje para ver las huellas fósiles de estos dinosaurios, las que se conservan en estratos de la Cordillera de los Andes. El viaje está guiado por el Dr. Gonzalez Riga y su colega, Dra. Mercedes Pramparo. 

Otros interesantes simposios son:

1. Form, function and palaeobiology

Organizers: Euan Clarkson – Sergio Vizcaíno.

2. The invasion of land: when and where?

Organizers: Nicholas Minter – Charles Wellman.

3. Evolution of early angiosperms

Organizers: Alejandra Gandolfo – Elizabeth J. Hermsen.

4. Actualistic palaeontology: using the present to study the past

Organizers: Claudio De Francesco – Michal Kowalewski.

5. Neoproterozoic palaeobiology: preservation, palaeobiology, environments and phylogeny

Organizers: Jim Gehling – Guy Narbonne.

6. Burgess Shale-type deposits and the origin of modern ecosystems

Organizers: Jean-Bernard Caron  Jean Vannier.

7. Tracking evolutionary innovations in the fossil record

Organizer:  Doug Erwin – Jeremy Jackson.

8. The origin and early evolution of birds

Organizers:  Luis Chiappe – Jingmai O’Connor.

9. Vertebrate taphonomy: applications and implications

Organizers: Yolanda Fernández Jalvo  Claudia Montalvo.

10. Evolution of South American endemic ungulates

Organizers: Darin Croft  Guillermo López.

11. Cretaceous-Tertiary palaeobiogeographic connectionswith Antarctica

Organizers: Marcelo Reguero  Eduardo Olivero.

12. Using trace fossils to understand evolutionary trends

Organizers: Claudia Marsicano  Luis Buatois  Gabriela Mángano.

13. Research and management of palaeontological UNESCO world heritage sites

Organizers: Melissa Grey  Deborah Skilliter.

14. Evolution of photosynthesizing organisms- from microbiota to plants

Organizers: Malgorzata MoczydlowskaVidal  Vivi Vajda.
Sponsor: The Palaeontological Association.

15. Comparative palaeoecology of Phanerozoic extinction events

Organizers: Richard J. Twitchett  Luke Mander  Silvia Danise.

16. Coevolution of the Earth and Life: the role of the physical environment in species evolution

Organizers: Erin E. Saupe – Corinne E. Myers.

17. Rotten fossils? Experimental and analytical approaches to decay and exceptional preservation of soft tissues

Organizers: Mark Purnell – Sarah Gabbott.
Sponsor: The Palaeontological Association.

18. Palaeobiogeography of Late Cretaceous dinosaurs

Organizers: Phillip Currie – Rodolfo Coria. CANCELLED

19. Sauropod dinosaurs from Gondwana: the evolution of giants

Organizers: Bernardo González Riga – Jorge Calvo – Matthew Lamanna.

20. Ordovician biotas of Gondwana: responses to global climatic and eustatic events, and their biogeographic relationships within the Ordovician world

Organizers: David Harper – Andrei Dronov.

21. Geochemistry and the study of biomineralization: a powerful tool for palaeontological studies in the XXI century

Organizers: Giuseppe Buono – Lucia Angiolini – Liisa Lang.

22. Cenozoic evolution of tropical-equatorial mammals

Organizers: Pierre-Olivier Antoine – François Pujos.

23. Fossil arthropods as living organisms: morphology, palaeoecology, development and evolution

Organizers: Allison C. Daley – James C. Lamsdell.

24. Paleontology of superb fossil Lagerstätten of China

Organizers: Qun Yang – Mike Benton.
Sponsor: Chinese Academy of Sciences. Palaeontological Association of China.

 

Para todos los interesados, podéis estar al tanto de todo lo relacionado con el acto en los siguientes enlaces:

FACEBOOK DEL CONGRESO

PÁGINA WEB DEL CONGRESO

 

Nuevas huellas avivan el debate sobre el gregarismo de los ‘Tyrannosauridae’

El registro de icnitas o huellas de Tyrannosauridae es sorprendentemente escaso, en contraste con lo bien documentado que está su esqueleto. Además, hasta ahora sólo se conocían unas pocas icnitas aisladas atribuidas a estos dinosaurios. Por eso es tan importante el trabajo realizado por un grupo de paleontólogos en la formación Wapiti de Alberta (Canadá). Han presentado el primer conjunto fósil de huellas atribuibles a Tyrannosauridae, de forma que se refuerza la teoría de que eran animales gregarios.

“‘Terror of Tyrannosaurs’: The First Trackways of Tyrannosaurids and Evidence of Gregariousness and Pathology in Tyrannosauridae” es el nombre de su análisis, publicado en Plos One (donde se puede leer al completo de forma gratuita). Los investigadores han estudiado unos rastros datados en el Cretácico Superior (Campaniano- Mastrichtiano) y que fueron encontrados entre 2011 y 2012. Se trata de una pista de tres huellas tridáctilas y otros dos rastros cercanos con dos huellas cada uno (aunque en la imagen proporcionada no se incluye una de estas huellas).

huellas rex2

Las similitudes en la profundidad y conservación de los tres rastros indican que fueron producidos al mismo tiempo y siguiendo la misma dirección. Hasta ahora, las teorías sobre la locomoción de los Tyrannosauridae se basaban en el estudio de sus huesos. Este hallazgo supone el primer registro fósil de la forma de caminar de estos dinosaurios, por lo que se podrá conocer mejor cómo se desplazaban, y reabre el debate sobre su posible comportamiento gregario. ¿Estaban cazando juntos? ¿Eran familia? ¿Eran machos pretendiendo a una hembra?

No se ha determinado todavía a qué especie de Tyrannosauridae pertenecen estas grandes icnitas, que rondan los 50 centímetros. Han sido bautizadas como Bellatoripes fredlundi, como homenaje al guía local que descubrió las dos primeras.

El equipo de paleontólogos responsables de esta investigación está formado por Richard McCrea, Lisa Buckley, Martin Lockley, Philip Currie (de la Universidad de Alberta, Canadá), James Farlow (de la Universidad Indiana-Purdue, EEUU), Nefra Matthews y George Pemberton (de la Universidad de Colorado, EEUU).

10º ANIVERSARIO DEL MUJA CON LA EXPOSICIÓN “LA COSTA DE LOS DINOSAURIOS”

EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DEL MUJA, REGRESA RENOVADA LA EXPOSICIÓN “LA COSTA DE LOS DINOSAURIOS”. COMO NOVEDAD, SE INCLUYE UNA ZONA ADAPTADA PARA LOS NIÑOS EN DONDE PUEDEN INVESTIGAR Y DESCUBRIR CURIOSIDADES SOBRE LOS DINOSAURIOS

 

El Museo del Jurásico de Asturias (MUJA) ha celebrado por todo lo alto su décimo aniversario, exhibiendo durante el verano “La Costa de los Dinosaurios”, una exposición que divulga y pone en valor la riqueza del patrimonio geológico y paleontológico del litoral asturiano.

Durante este mes de julio y hasta el 31 de agosto puede visitarse esta muestra, que incluye ejemplares fósiles originales acompañados de fotografías de José María Díaz-Formentí e ilustraciones de Arturo de Miguel, que aportan al visitante información detallada sobre la paleogeografía, el paisaje y los ecosistemas predominantes en el Jurásico.

“Hoy son 9 los yacimientos jurásicos en Asturias.

El sector costero ha sido declarado Monumento Natural en 2001″

Este período fascinante de la historia de la Tierra, que comprende entre los 201 y los 145 millones de años antes del presente, ha sido a nivel paleontológico particularmente relevante en Asturias. La exposición recorre a través de ocho módulos diferentes, el Jurásico de Asturias, desde las rocas del acantilado, hasta el modelado del agua sobre el barro y la arena, pasando por los yacimientos de icnitas, los ecosistemas terrestres con dinosaurios o la vida en los mares del Jurásico. Destaca la información del  trabajo cotidiano en los acantilados de la propia “Costa de los dinosaurios”, un sector del litoral asturiano declarado Monumento Natural que discurre desde Gijón hasta Ribadesella y que se caracteriza por la abundancia de huellas y restos óseos de dinosaurios y otros reptiles coetáneos.

La Costa de los Dinosaurios4

La principal novedad de la exposición es la incorporación del “Pequespacio”, una zona adaptada y pensada para que los niños investiguen y descubran numerosas curiosidades sobre los dinosaurios y su mundo a través de interactivos, cajones de tacto, juegos de preguntas, puzles o microscopios.

¿Cuando? Hasta el 31 de agosto de 2014

¿Dónde? En la Sala de Exposiciones Temporales del MUJA

¿Qué horario? Todos los días, de 11:30 a 15:00 y de 16:30 a 20:00 horas.

¿Qué coste? La entrada a esta muestra temporal tiene un coste de un euro.

¿Cómo contactar? En los teléfonos 985 185 860/902 306 600 o en el mail promocionrecrea@recrea.asturias.es.

¿Incluye actividades especiales? Si, con reserva previa:

26 julio y 9 de agosto, a las 12.00 horas-> Visita guiada gratuita al yacimiento de la Playa de La Griega, en Colunga, y a los laboratorios del Museo de la mano del equipo científico del MUJA.

18 de julio y 22 de agosto, a las 19:00 horas -> Vista en clave de humor con un precio general de 6 euros y reducido de 5 euros para niños, socios del Club Cultura Asturias y de Amigos del Jurásico de Asturias. En esta ocasión se podrá conocer en familia la “Costa de los Dinosaurios” con las mascotas del equipamiento, Devi, Alfonsus y Romiro, y nuestra “paleontóloga particular”.

 

Descubierto en Argentina el primer cráneo de ‘Megaraptor’

Hasta ahora, del Megaraptor sólo se conocían algunas garras, dedos, vértebras, pubis y algún que otro hueso más. Gracias a un grupo de investigadores argentinos, a esta lista hay que añadir un cráneo, el primero descubierto de esta especie. El importante hallazgo ha permitido identificar nuevas características de este dinosaurio carnívoro emparentado con el Tyrannosaurus rex. El estudio, hecho en el año 2013, sale ahora a la luz, revisado y aceptado.

Fernando Novas, del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, fue quien describió al Megaraptor por primera vez en 1998. Novas es uno de los integrantes del equipo de paleontólogos que han analizado los restos fósiles hallados hace una década en la Patagonia. En 2004, se encontraron nuevos restos de Megaraptor en Lago Barreales, entre ellos una poderosa garra de 42 centímetros de longitud. Pero fue en las excavaciones realizadas en 2003 cuando se rescataron numerosas piezas del cráneo. Los estudios posteriores permitieron identificar que éste pertenecía, efectivamente, a un Megaraptor. Este material ha sido publicado recientemente en Cretaceous Research por Juan Porfiri, Fernando Novas, Jorge Calvo, Federico Agnolín Martín Ezcurra e Ignacio Cerda.

En esta publicación, se describe a un ejemplar joven de Megaraptor namunhuaiquii y se detallan las características del primer cráneo encontrado de este animal. La muestra guarda similitudes con los Coelurosauria, reforzando la teoría de que el Megaraptor pertenece a la rama de los terópodos. Además, comparte con la familia Tyrannosauroidea el disponer de varias foraminas (agujeros) en el premaxilar y dientes incisivos con una sección de corte en forma de D, entre otros aspectos.

Se han registrado indicios de Megaraptores también en Australia. El doctor Porfiri, de la Universidad Nacional del Comahue (Argentina), ha rescatado dos nuevos materiales que están bajo estudio, lo que permitirá ampliar todavía más el conocimiento de este clado de terópodos.

El Megaraptor vivió a finales del Cretácico (entre 100 y 83 millones de años atrás) y era un robusto carnívoro que podía llegar a medir diez metros de largo. Caminaba con sus patas traseras y tenía una garra enorme en forma de hoz en el primer dedo de sus patas delanteras.

Hallan en Argentina un antepasado de 52 millones de años de un árbol actual australiano

Antepasados del Kauri, un emblemático árbol de Australia y Nueva Zelanda, se extendieron hace 52 millones de años por la región argentina de la Patagonia, tal y como ha revelado el análisis de restos fosilizados de un ancestro de este tipo de árbol, perteneciente al género Aghatis. Es la primera vez que se realiza el hallazgo de esta especie, que puede llegar a medir 60 metros de altura y 5 metros de diámetro, fuera de la región de Australasia.

El descubrimiento fue realizado en los yacimientos fósiles de Laguna del Hunco y Río Pichileufú (en las provincias de Chubut y de Río Negro, respectivamente) por parte de investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania de Estados Unidos y con la colaboración de especialistas argentinos.

Un kauri en Buenos Aires. Ari Iglesias

Un kauri en Buenos Aires. Ari Iglesias

Hace más de 50 millones de años, el clima en la Patagonia era lluvioso y cálido, por lo que estos árboles y otras especies adaptadas a este ambiente se extinguieron a causa de los cambios climáticos posteriores. Los antepasados del Kauri vivieron en Gondwana, un continente formado por lo que ahora es América del Sur, la Antártida y Australia. De este modo, “la separación de Tierra del Fuego con la península antártica habría producido cambios radicales como las lluvias en las alturas y desecando la Estepa Patagónica”, según ha explicado el doctor Ari Iglesias, del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (INIBIOMA), a la Agencia CyTA.

El investigador argentino espera que este hallazgo pueda explicar cómo fue la evolución temprana de estas especies de árboles y cómo se diferenciaron de sus ancestros. Además, es el registro más antiguo que se ha obtenido.

Recrean el cráneo del que podría ser el primer reptil, un lagarto que explicaría el origen de los amniotas

Un grupo de paleontólogos ha recreado un cráneo de Gephyrostegus bohemicus, un pequeño vertebrado de largas extremidades (tetrápodo) que vivió en el Carbonífero Superior, a partir de nuevas muestras encontradas en yacimientos de carbón de la República Checa. Su importancia radica en que este primitivo lagarto, que vivió hace 308 millones de años, podría ser el primer ejemplar de reptil y permitiría explicar el origen de los amniotas, es decir, de todos los vertebrados pertenecientes a reptiles, dinosaurios, aves y mamíferos.

Expertos de la Universidad Comenius de Bratislava (Eslovaquia), del Museo de la Universidad de Zoología de Cambridge, del Museo de Historia Natural de Londres y de la Universidad de Lincoln (Reino Unido) han podido estudiar muestras adicionales que no tenían en sus anteriores trabajos. Por eso, han conseguido relacionar al Gephyrostegus con otro grupo de tetrápodos llamados Seymouriamorpha, los cuales vivieron en el periódo Pérmico en lo que hoy es Europa, Asia y América del Norte. Los investigadores han encontrado este vínculo gracias a ciertas características interesantes de la estructura craneal que han reconstruido.

Marcello Ruta, de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Lincoln, es uno de los autores del estudio. Según su experiencia, “Gephyrostegus siempre ha sido una bestia escurridiza. Varios investigadores han considerado durante mucho tiempo la posibilidad de que las características superficialmente reptilianas de este animal podrían decirnos algo acerca de la ascendencia amniota. Pero Gephyrostegus también muestra algunas características esqueléticas mucho más generalizadas que complican todavía más determinar su origen”.

“Mirar a los especímenes durante mucho tiempo a través de un microscopio y tratar de dar sentido a su anatomía puede ser frustrante y agotador a veces, pero siempre es inmensamente gratificante”, concluye el doctor Ruta.

PANGEA PRESENTA SU PRIMER NÚMERO EN EL CENTRO CULTURAL MADRAZO

EL MIÉRCOLES 16 DE JULIO DE 2014 SE PRESENTÓ ANTE LOS MEDIOS PANGEA, NUEVA REVISTA ESPAÑOLA DE PALEONTOLOGÍA QUE EXPLORA EL PASADO DE LA TIERRA

 

El Centro Cultural Doctor Madrazo acogió este miércoles a los creadores del proyecto Pangea, la historiadora Alba Fernández Caballé y el diseñador Javier Sixto del Río. A las 11:00 horas de la mañana comenzó la rueda de prensa en la que los dos jóvenes explicaron a los medios los principios de la publicación y sus objetivos.

Pangea nace de la necesidad no cubierta a nivel nacional de la existencia de publicaciones asequibles al público general, que aborden temas referentes exclusivamente a la Paleontología, la Historia Natural, la Geología, y en definitiva, al pasado de la tierra. La principal novedad de esta publicación es su carácter ilustrado, es decir, el gran peso que tienen las imágenes en ella. El interés general que siempre han generado estos temas desde sus inicios, llamó la atención de los dos jóvenes santanderinos, quienes se propusieron crear una revista que diera respuesta a esa parte de la población.

LLEGÓ LA HORA DE LA PALEONTOLOGÍA

7Enfocada a un público tanto entendido como aficionado a la Paleontología, Pangea responde al modelo de revista que potencia la divulgación de lo que la ciencia conoce como un deber. Actualmente existe en Internet mucha información disponible para el aficionado, pero éste debe hacer un ejercicio de selección y descarte que no siempre es fácil. Además, en Internet conviven las informaciones desactualizadas con las más novedosas, creando confusión en el lector. Según palabras de Alba Fernández, “en Pangea queremos que la gente encuentre fácilmente un medio sencillo y directo para el acercamiento honesto y actualizado al mundo remoto. Y que con su lectura continuada conozca y distinga claramente parte de la diversidad existente en la Tierra”.

Pangea satisfará al lector entendido, pues su contenido y temas a tratar están bastante alejados de lo que es una revista meramente divulgativa en varios sentidos: la calidad del contenido del producto es más elevado, se suprime el efectismo, se aleja de arquetipos preconcebidos y da prioridad a lo más insólito de la Paleontología, mostrando un mundo complejo, rico y desconocido.8

Asimismo, el lenguaje empleado en sus artículos es algo más elevado que el empleado en las revistas divulgativas. Pangea apunta básicamente a un público joven y también adulto, con una cierta base en biología y ciencias de la Tierra.

Por todo ello, y para hacer coherentes los principios expuestos, Pangea cuenta para la elaboración de contenido con un equipo científico que se halla en activo, además de con reconocidos paleoilustradores que ayudan al lector a sumergirse en la belleza de lo perdido.

“Tanto los materiales como el contenido se han buscado de la mayor calidad. El lector se encontrará con 60 páginas a todo color en muy buen papel, y además, todos los textos son inéditos”.

La temática de los artículos se propone tanto desde la propia revista como desde los colaboradores, pues como explica Javeir Sixto “queremos que el público conozca los intereses de los investigadores cuando consuman el producto comunicacional”.

El grueso del contenido lo redactan investigadores nacionales, pero la revista ha querido contar con especialistas extranjeros que también dan peso a la publicación y nos muestran sus investigaciones lejos de España. Con el fin de potenciar la participación de la Universidad en la divulgación de la Ciencia, Pangea también está interesada en la colaboración con jóvenes investigadores, que encuentren en la publicación un medio de difusión de sus estudios que pueda servir a sus intereses. Así, tanto doctorandos españoles como extranjeros exponen en Pangea sus investigaciones.

2

El diseño de la revista es actual y llamativo. Se otorga peso a los textos, pero también tienen un peso relevante las ilustraciones que los acompañan, que siguen los principios de rigurosidad, exigencia, evocación y belleza. Más de 20 ilustraciones han sido creados exclusivamente para cada número, en los que participa activamente la directora de la revista.

“Pangea está muy viva, en constante crecimiento y muy cerca de la gente gracias a las redes sociales”

Pangea no es únicamente una revista al uso, es un trabajo creado por muchas personas que se encuentra en constante construcción, y que se actualiza cada día. El contacto con las personas a través de las redes sociales ha sido vital para que el boca a boca la hiciera llegar a la gente, y Javier Sixto ha señalado que “se tienen en cuenta todas las aportaciones, consejos y colaboraciones que llegan. Pangea está muy viva, en constante movimiento, y muy cerca de la gente”. Por su parte, la directora señala que “nos ha sorprendido muchísimo todo el apoyo que hemos tenido de los aficionados a la paleontología. Nos entusiasma y anima a seguir todo lo cerca que están de nosotros. Nos hemos dado cuenta de que más allá de la revista, hay una pasión y una curiosidad que nos mueve a todos, y ahora por fin podemos plasmarlo acercándonos en este proyecto”.

Los creadores de Pangea animan a todo aquél que tenga inquietudes, que contacte con ellos, que forme parte del equipo y que disfrute de la lectura de esta nueva revista ilustrada. Pangea ya es un hecho.